Belleza

¿Qué son las extensiones de pestañas?

Las extensiones de pestañas están causando furor entre famosas y no tan famosas esta temporada.
Las extensiones de pestañas están causando furor entre famosas y no tan famosas esta temporada. Cada vez más establecimientos y centros estéticos ofrecen este servicio que te permite pasar de unas pestañas cortas y sin volumen a una mirada tupida de largas pestañas que dan vida y abren el ojo. Con esta técnica conseguirás resultados increíbles en tan solo un par de horas.

Colocadas pelo a pelo, las extensiones de pestañas son ideales para mujeres que tienen poca cantidad o unas pestañas muy rectas y sin curvatura. Las extensiones se colocan en la base de las propias pestañas y ayudan a dar volumen además de alargar el pelo. Este tratamiento dura aproximadamente dos horas y es de lo más sencillo. Tan sólo tienes que tumbarte en la camilla y cerrar los ojos, relajándote mientras tus pestañas crecen y crecen por momentos. La duración de estas extensiones es de un mes, pero para tenerlas siempre perfectas se recomienda acudir cada tres semanas a retocarlas, colocar los pelitos que se hayan caído y revisar la homogeneidad de cada ojo. Un tratamiento mensual puede costar alrededor de 60 euros, aunque ahora hay muchos centros que ofrecen ofertas y promociones debido a la popularidad que está obteniendo esta práctica de belleza.

Entre las ventajas de las extensiones frente a las pestañas postizas encontramos tres cosas muy importantes: Quedan más naturales. Al colocarse pelo a pelo se consigue un efecto totalmente natural y al gusto de la clienta. Duran más tiempo. Las pestañas postizas de toda la vida no tienen una vida útil tan larga como las extensiones, pues éstas van colocadas sobre las propias pestañas, mucho más fijas y sujetas que las pestañas postizas convencionales, que se colocan sobre el párpado móvil. Cuando se caen, las extensiones lo hacen de manera gradual, mientras que las pestañas postizas se despegan en grupitos o por entero, dejando un efecto muy extraño y obligándote a retirarlas por completo en ambos ojos, lo que puede resultar doloroso e incluso arrancarte alguna pestaña si el pegamento todavía está muy fuerte.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas