Belleza

Problema beauty: labios agrietados constantemente

Cuidado porque puede que ya no sea problema del calor o del aire acondicionado, sino de estas cinco cosas que estás haciendo mal sin darte cuenta.
Reading time 3 minutes
Cuidado porque puede que ya no sea problema del calor o del aire acondicionado, sino de estas cinco cosas que estás haciendo mal sin darte cuenta. Abusas del cacao. Si tienes los labios deshidratados está bien que uses un bálsamo labial, pero excederte con su uso sólo hará que estropees el pH y la capa protectora natural del labio deje de “funcionar”. El resultado es un bucle, tus labios se van a acostumbrar a tener continuamente esa capa protectora así que, cuando no la tengan, se van a agrietar, con lo cual te echarás más bálsamo y así continuamente. Aprende a echártelo sólo cuando realmente lo necesites, proponte hacerlo máximo tres veces al día hasta que tus labios vuelvan a la normalidad. Evitar esos cacaos tan ricos de sabores ayudará a quitarte el mono. Retiras las pieles muertas con los dientes. Seguro que, como casi todas, te muerdes inconscientemente los labios, sobre todo esa piel que suele desprenderse del labio superior, justo bajo el arco de Cupido, y no puedes parar hasta que la has arrancado y con ella seguro que piel sana. Ya que proponerte no arrancar las pieles muertas por voluntad propia es imposible, prevén ese momento y, tras tu ducha aplica un exfoliante especial para labios como este de Lush (7,50 euros) cuando notes que se están despellejando. El exfoliante retirará con cuidado (no frotes demasiado fuerte) las células muertas para que luego no tengas nada que morder. Utilizas cacao sin SPF. Esto es un error garrafal en cualquier época del año. Los cacaos sin factor de protección solar utilízalos sólo si vas a salir de noche o déjalos en casa y utilízalos sólo allí. Pero a la calle sal siempre con uno que tenga protector 15 como mínimo, como este de Elizabeth Arden (25 euros) que además dura 8 horas. Tanto el sol del verano como el de invierno quema los labios más de lo que piensas, y los notamos hinchados y rojos. La cosa no queda ahí, cuando apliques un labial no sólo te escocerá sino que los labios se agrietarán en tiempo récord por efecto de los pigmentos del labial. Los humedeces constantemente. Teneros húmedos favorecerá que se agrieten pues el frío penetrará más al helar esa humedad sobre los labios y, cuando sea verano, esa humedad hará un efecto lupa y se quemarán. En ambos casos el resultado es un cerco rojo alrededor de los labios bastante molesto y antiestético. La solución está en tu mano, deja de mojarlos. 5. No utilizas un hidratante antes del labial. Salvo que tus labiales sean muy claritos y tus labios muy agradecidos, siempre debes hidratar los labios antes de maquillarlos. Es necesario porque los pigmentos del labial, sobre todo si es de un tono oscuro, absorben la hidratación natural de los labios y los cuartean, no sólo se estropeará tu maquillaje, cuando te desmaquilles probablemente tendrás alguna grieta en los labios. Igual que hidratas tu piel y tu rostro antes de vestirte y maquillarte, hidrata tus labios con un bálsamo con SPF.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas