Belleza

¿Por qué debes incluir agua termal en tu rutina de belleza?

Tenemos 10 razones por las que este cosmético debería estar en tu tocador este año.

Tenemos 10 razones por las que este cosmético debería estar en tu tocador este año.

El agua termal se origina con el agua de lluvia que se filtra en el suelo y fluye entre las rocas del subsuelo enriqueciéndose con minerales de la tierra. Manan desde las profundidades a temperaturas distintas y con minerales diferentes, dependiendo del camino que hayan realizado, que aportan múltiples propiedades para la piel y que hacen de cada agua termal un elemento único e irrepetible.

Ha estado ahí desde que cayeron las primeras lluvias de la tierra pero no se puso de moda como cosmético hasta los tiempos modernos. Y, como todas las modas, de pronto se pasó y cayó quizá no en el olvido pero sí en un segundo plano. Sin embargo, no debería ser algo pasajero en nuestro tocador, sus propiedades son tantas como sus usos, desde hidratar hasta aliviar rojeces e imperfecciones del rostro, refrescar, iluminar e incluso rejuvenecer. El agua termal es el cosmético de los mil usos cortesía de la naturaleza.

1. Hidrata

Recupera la hidratación de la piel con un simple gesto y estés donde estés. Es perfecta para llevarla en el bolso y pulverizarla cuando notes la piel del rostro seca o te expongas a cambios de temperatura, ambientes secos, calefacción, aire acondicionado o al aire presurizado de la cabina del avión.

2. Retrasa el envejecimiento

Protege las membranas celulares de la oxidación que produce el envejecimiento facial prematuro gracias al manganeso y el magnesio.

Agua Termal de La Roche Posay (10,30 euros)

3. Alivia la piel sensible

Si después de un peeling o de la depilación pulverizas un poco de agua termal, ayudarás a regenerar tu piel y a estabilizar el pH. Y no sólo en el rostro, también en las piernas.

4. Calma las picaduras

Tanto con las picaduras de insectos como las de medusas, el agua termal reduce la hinchazón y alivia el picor.

5. Mantiene la hidratación

No solo hidrata sino que crea una película sobre la piel que mantiene la hidratación propia de la misma.

6. Refresca

Si te has quemado con el sol o tienes la piel muy tirante por la sequedad del ambiente, el agua termal refrescará e hidratará tu piel de inmediato aliviando la sensación de quemazón.

7. Regenera

Aplícala por la noche después de tu rutina de cuidados. Mientras descansas sus minerales actúan en tu piel regenerándola.

Agua Termal de Vichy (8,40 euros)

8. Fija el maquillaje

Si después de maquillarte pulverizas agua termal en el rostro, fijará tu maquillaje y mantendrá la hidratación de la piel.

9. Descongestiona

Después de un esfuerzo físico como una sesión de running o de gimnasio, el agua termal calmará la rojez y la congestión del rostro y reparará la hidratación perdida con el sudor.

10. Cicatriza

Ayuda a cicatrizar heridas superficiales y alivia sarpullidos causados por alergias o por el sudor. También es perfecto en niños que con la calefacción en invierno tendemos a arroparles mucho y en verano sudan por el calor y les salen granitos en el cuerpo.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas