Los beneficios de una tarde de spa - L'Officiel España
Belleza

Los beneficios de una tarde de spa

Una buena sesión de spa nos ayuda a tranquilizarnos, a aliviar tensiones, a eliminar las contracturas de los músculos y en definitiva, a relajar cuerpo y mente.
Reading time 2 minutes
Una buena sesión de spa nos ayuda a tranquilizarnos, a aliviar tensiones, a eliminar las contracturas de los músculos y en definitiva, a relajar cuerpo y mente. Pero no son éstos los únicos beneficios que una tarde de spa puede aportar a tu bienestar. Hay épocas en nuestra vida en las que nos sentimos desbordados, estamos estresados, cansados y sin demasiadas fuerzas. Para aliviar estos síntomas tan típicos del otoño, no hay nada mejor que una tarde de total desconexión en un buen spa. Masajes, tratamientos de belleza y piscinas de agua salada que dejarán tu cuerpo y tu mente descansados y listos para librar cualquier batalla. Pero los tratamientos que recibes en un spa van mucho más allá de la mera relajación. En estos centros puedes ayudar (y mucho) a mejorar tu salud. ¿No te lo crees? Pues toma nota de estas cinco cosas que una tarde de spa puede hacer por ti. Los tratamientos de hidroterapia o masajes linfáticos ayudan a reducir la grasa localizada y la celulitis, dejando la piel luminosa y con un aspecto uniforme, además de eliminar las toxinas de nuestro organismo. La sauna y el baño turco ayudan a abrir las vías respiratorias, a oxigenar los pulmones y a prevenir enfermedades de carácter respiratorio, como resfriados o neumonías. Los masajes de cuello y cervicales son ideales para tratar los problemas de tensión que suele acumularse en esa zona. Además, mejoran la postura corporal y son muy buenos para aliviar las migrañas. Al relajarse la mente, se relaja también el cuerpo y con él, los músculos y los órganos. Un organismo relajado tiene menos probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares. El agua salada de las piscinas del spa posee cantidad de propiedades curativas y beneficiosas para la piel. Gracias a componentes como el yodo, el sodio, el zinc o el potasio, remojarse en agua de mar ayuda a mejorar la elasticidad y la tersura de la piel; la sal que contiene el agua actúa como un suave exfoliante que elimina las células muertas de la piel. Además, el agua de mar tiene propiedades antisépticas, por lo que es muy buena para afecciones cutáneas como la psoriasis.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas