Los 5 únicos tips que necesitas para eliminar la papada - L'Officiel España
Belleza

Los 5 únicos tips que necesitas para eliminar la papada

Los años no pasan en balde. 
Reading time 2 minutes

Los años no pasan en balde.  Y, por supuesto, con el tiempo nos preocupamos (con razón) por cosas que antes no nos importaban lo más mínimo. Una arruguita por aquí, piel flácida por allá… Y apareció en tu vida la papada. Y ahí, comenzaron tus mayores temores. Menos mal… Que somos las mejores combatiéndolos.

Toda mujer vive feliz y fuera de preocupaciones (estéticas, decimos), hasta que tiene una edad. Con cada dígito que añadimos a nuestra historia el cuerpo va cambiando y, cómo no, van surgiendo problemas estéticos que, tal y como indica su nombre, de bonitos tienen más bien poco. Por no decir que son antiestéticos, tal cual.

Problemas como las arrugas, las manchas de la dermis, esas zonas más flácidas en las que nos puede llegar a colgar un poco la piel… Y cientos de cosas que podríamos apuntar en esa gran lista de “no acabar”. Y es que las mujeres, en eso de los temas de belleza, nos fijamos como lo que más.

Cualquier cosa nueva es un estorbo y, teniendo en cuenta que con los años, además de experiencia, acumulamos marcas en la piel, hay ciertas cosas que llegan a suponer un terror diario. Como pasa, por ejemplo, con la papada. Seguramente el mayor temor de toda mujer (y podríamos hasta no tener en cuenta la edad), difícil de combatir y tan fácil de lucir… ¡Ay lo que nos cuesta presumir!

Como decíamos, la papada es esa zona del cuello en la que la grasa, por una u otra cosa, se acumula y termina siendo un detalle físico bastante feo. Por no decir horrible (además de su nombre). Vamos, que de ninguna forma nos gusta y tratamos, de mil maneras, eliminarlo como sea. Seguro que, tengas o no tengas, te ves algo por ahí y has probado algún que otro truquito para conseguir reafirmar la zona, ¿puede ser?

Sea así o no, por fin hemos dado con la solución que sí funciona. Los tips más básicos con los que, añadiéndolos a tu rutina diaria, conseguirás mantener la zona a raya y hacerla desaparecer poco a poco. Son sencillos y se pueden realizar a cualquier hora, pero como siempre, te advertimos que la paciencia debe ser tu máxima en estos pasos, ¡ármate de ella y renuévate!

/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas