Limpieza facial: errores comunes - L'Officiel España
Belleza

Limpieza facial: errores comunes

Nos pasamos la vida hablando de cómo maquillarnos correctamente, pero si maquillarse es importante, desmaquillarse correctamente lo es todavía más.
Reading time 2 minutes
Nos pasamos la vida hablando de cómo maquillarnos correctamente, pero si maquillarse es importante, desmaquillarse correctamente lo es todavía más. Hasta las cosas más simples tienen sus peculiaridades. Aunque el error más grave a la hora de lavarse la cara es no hacerlo y acabar durmiendo con el maquillaje que has llevado durante horas, existen otros fallos que cometemos como costumbre y que deberíamos eliminar de nuestra rutina. Agua demasiado caliente: aunque parece que así eliminas mejor el maquillaje (de hecho, además de maquillaje, te llevas por delante también la grasa que tu piel necesita para retener agua y mantenerse hidratada), estás perjudicando el equilibrio natural de la piel. Por eso no se aconseja lavarse la cara en la ducha. Lo mejor para una limpieza efectiva es masajearse la cara con jabón durante más o menos un minuto. Recurrir a las toallitas: empieza a tomarte este sistema como uno de emergencia, porque sólo utilizando toallitas no conseguirás eliminar el maquillaje correctamente. Funcionan a la perfección también como paso previo al jabón. No exfoliar nunca, o exfoliar demasiado: como siempre, la clave está en el término medio. Un par de noches a la semana son suficientes para asegurar una renovación celular efectiva sin dañar la superficie de la piel. Utilizar un limpiador demasiado agresivo: como el jabón de manos y el gel de ducha. Si existen productos especialmente formulados para la piel de la cara es porque ésta es más sensible y necesita una atención especial. Existen algunos que incluyen ingredientes calmantes, que ayudarán a que se recupere antes después de la limpieza. Obsesionarte: lavarse la cara más de dos veces al día sólo conseguirá que aceleres el proceso de envejecimiento. Eso sí, si haces ejercicio, antes y después también puedes (y debes) lavarte la cara porque evitarás posibles brotes de acné y poros obstruidos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas