Esto es lo que debes hacer antes de empezar la dieta de septiembre - L'Officiel España
Belleza

Esto es lo que debes hacer antes de empezar la dieta de septiembre

Te damos diez claves para que tu puesta a punto no sea un fiasco.
Reading time 3 minutes
Te damos diez claves para que tu puesta a punto no sea un fiasco. Y llegó el mes del “este lunes empiezo la dieta”. Y es que los excesos del verano han vuelto a casa en forma de cargo de conciencia, talonario de gimnasio y búsqueda desesperada de dietas milagro. Error. La intención es buena pero la ejecución es precipitada, no se planifica porque una va cegada en busca del milagro y entonces llegan las consecuencias, hambre, mal humor, estancamiento y dietas yo-yo. En temas de salud hay que desterrar la improvisación y planificar al milímetro para que los resultados sean los esperados. ¿Cómo? Sigue estos diez pasos. Mentalízate. La fama cuesta decían, pues la dieta también. Requiere un esfuerzo que tienes que asumir desde el mismo momento en que decides ponerte en forma. ¿Vamos a por ello? Sigue un horario. Sabemos que los timing modernos no nos permiten seguir un horario pero planificar tus comidas es importante, y no saltarte ninguna todavía más. No podemos permitirnos desayunar a las 7 de la mañana y no comer nada hasta las 3 del medio día porque cuando llegue la hora atacaremos el vending. Y lo mismo sucederá por la noche con la nevera, con el agravante de que no descansaremos bien. Establece unas horas aproximadas para las comidas y no olvides picar algo sano entre horas. Planifica tus comidas. La improvisación lleva irremediablemente a los snacks y al chocolate cuando el hambre nubla la razón. Al final se ingieren más calorías que las que corresponden a una comida. La planificación empieza por hacer una lista de la compra acorde a la dieta que vas a seguir para no salirte del plan. No te quites todos los caprichos de golpe. A veces la comida deja de ser alimento para convertirse en vicio y el mono mejor pasarlo poco a poco. Modera la ingesta de esos caprichos, haz que sean justo eso, caprichos y no una cosa de diario. Llamémosle premio. Ponte un objetivo a corto plazo. Los retos a corto plazo son más fáciles de cumplir y te motivarán a seguir adelante hasta tu objetivo final. El reto no es adelgazar. Sí, sí, como lo lees. Si consideras que tu meta es haber perdido quilos entonces se quedará ahí, si lo tomas como una puesta en forma y un aprendizaje para llevar una vida sana, conseguirás mantenerte en tu peso ideal sin pasar hambre y dándote algún capricho. No olvides el deporte. Seguro que ya te has apuntado a un gimnasio prometiéndote a ti misma que irás cada día del resto de tu vida. La realidad es que al cabo de unos días la mayoría abandona y con ello el mejor complemento de una dieta sana. Comprométete a ir unos días fijos a la semana, si no es por ti hazlo por el dolor de la tarjeta de crédito. Siempre con profesionales. Para conseguir el punto anterior y no solo bajar de peso, busca la ayuda de profesionales que te enseñen a comer sano para adelgazar y mantenerte. Es una carrera de fondo, no un sprint. Recuerda que adelgazar lleva su tiempo. Como una carrera de resistencia. No esprintes porque las consecuencias tendrán el nombre de dieta yo-yo. Hazte fan de la tartera. Cómprate un equipo completo para llevarte a la oficina comida casera, la que marque tu planning, y así evitarás picar cualquier cosa.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas