El poder de los aceites esenciales - L'Officiel España
Belleza

El poder de los aceites esenciales

Terapéuticos y mágicos.
Reading time 3 minutes
Terapéuticos y mágicos. Descubre el poder curativo y cosmético de los aceites esenciales. “Imagínate Jean-Baptiste, 10.000 rosas para producir una sola onza de aceite esencial. (...) El arte de la extracción es permitir que las flores mueran lentamente. En sus sueños, por decirlo. Manéjalas como si se tratasen de una dama”, comentaba el artesano perfumista Baldini al joven protagonista de El Perfume, la mítica novela del alemán Patrick Süskind. Destilar una esencia botánica es como extraer el alma de las plantas, su atributo vital, algo tan poderoso que ha hecho de los aceites esenciales la sustancia terapéutica más antigua del mundo, la quinta esencia de los alquimistas modernos herederos de la medicina ancestral. Son necesarios 4.000 kilos de pétalos de rosa damascena para obtener 1 kilo de aceite esencial. Por ello el coste de extracción es tan elevado. “El aceite esencial de rosa búlgara o rosa damascena tiene propiedades regeneradoras de la piel, es un poderoso antiarrugas, se trata de uno de los aceites esenciales más caros, pero muy preciado por sus propiedades emocionales relacionadas con el corazón, el amor incondicional y la conexión con nuestra parte femenina”, comenta Melanie Clark, Directora de la Escuela Internacional de Aromaterapia de Barcelona. El verdadero poder del aceite esencial es su afinidad con nuestra estructura molecular y su analogía con la piel, por ello tan solo son necesarios unos segundos para que la capa cutánea los absorba y después se difundan a través de la microcirculación periférica llegando al torrente sanguíneo para ejercer su acción terapéutica. De ahí que desde antiguo los aceites esenciales hayan sido utilizados como un remedio herbal más que un simple activo cosmético. Pueden influir en la frecuencia cardiaca, la presión arterial, el equilibrio hormonal, los niveles de estrés... “Lo fascinante del aceite esencial de rosa búlgara es que se compone de 300 moléculas, por ello tiene infinidad de propiedades físicas, psíquicas y emocionales: antiviral, bactericida, cicatrizante, regulador del sistema nervioso...”, añade Melanie Clark, y continúa “las esencias conectan con el sistema límbico, el archivo de nuestros recuerdos, al oler un aroma automáticamente conectamos con un momento y un recuerdo concretos, nos transmite una emoción, unos pueden aportar paz y alegría; otros, tensión o tristeza...”.  Hay un vínculo inexorable entre recuerdos y olores, tanto, que algunas fragancias son capaces de curar. A nivel cosmético, es tal su potencia, que tan solo 2 ó 3 gotas son suficientes para desplegar toda su riqueza terapéutica. Según Sisley, marca experta en la elaboración de fórmulas a base de aceites esenciales, los tejidos cutáneos son tan permeables a estas potentes moléculas, que además de ejercer su propia acción curativa, ayudan al resto de ingredientes a que penetren con más facilidad y rapidez en capas más profundas. Eso convierte a los aceites esenciales en la panacea a nivel estético. Activan la microcirculación nutriendo los tejidos, ayudan a eliminar toxinas acumuladas, oxigenan, revitalizan, equilibran... Es tanta la fe que la marca francesa deposita en estas volátiles sustancias que tiene en su haber un tratamiento facial a base de aceites esenciales, Huile Précieuse à la Rose Noire (162 €), donde precisamente la rosa de Bulgaria, la reina de las flores, tiene gran protagonismo. Un elixir de fácil absorción y acción reparadora, nutritiva y antiedad a base de aceites vegetales (una excelente fuente de omegas) y esenciales de rosa de Bulgaria, geranio y magnolia. “La rosa búlgara tiene increíbles propiedades antiedad por su efecto regenerador y antiarrugas”, comenta Melanie Clark, esto convierte a este exquisito tratamiento en una joya cosmética para pieles normales, desnutridas o desvitalizadas.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas