El eterno debate: ¿debemos cortar las cutículas? - L'Officiel España
Belleza

El eterno debate: ¿debemos cortar las cutículas?

Cortar o no cortar las cutículas, esta es la verdadera cuestión.
Reading time 2 minutes

Cortar o no cortar las cutículas, esta es la verdadera cuestión.

Puedes estar a favor o en contra. Puedes estar en contra pero aún así, no aguantar la tentación de retirarlas. Y puedes ser incluso de esas pocas afortunadas que no se plantean este dilema porque apenas tienen. En todas nuestras sesiones de manicura caseras nos planteamos lo mismo, ¿nos quitamos o no las cutículas? Bonitas no son, de eso estamos seguras, pero sí sabemos que si están ahí es por alguna razón. Te contamos qué dicen los manicuristas de ellas.

En general, la regla más seguida por todos ellos es que no debes cortar nunca tus cutículas, o hacerlo de la forma menos agresiva posible. Y existe una razón básica: es una barrera entre tu uña y tu piel que te protege de las infecciones. Hasta aquí todo claro. Pero también es cierto que pueden deslucir nuestra manicura.

Debemos tener en cuenta que la cutícula es un tejido muerto que, efectivamente, puede ser cortado. Pero tampoco olvidarnos de su papel como barrera de protección, por lo que es mejor retirarla sin más. El famoso manicurista Jin Soon Choi asegura que si echas toda la cutícula hacia atrás, justo hasta la línea donde debería finalizar, acabará por caerse si la has retirado de forma adecuada. Si no es así, la opción que plantea Tom Bachik es utilizar una esponja para exfoliar, tanto la uña como la zona de la cutícula, regularizando y alisando toda la superficie.

Y es que, retirarlas sin más, es una clara invitación para las bacterias, hongos y gérmenes que pueden crear en tu uña una dolorosa infección. Si aún así, eres de las valientes que sabes hasta qué punto puedes cortarlas, debes empezar por utilizar la herramienta adecuada. Hazte con un buen corta-cutículas. El mejor momento para hacerlo es después de lavar los platos o de la ducha, siempre utilizando una toalla de algodón. Cuando hayas terminado, hidrata la zona a conciencia. Un proceso que deberás incluir en tu rutina de belleza, pues es la hidratación lo que ayudará a que tengas que ser menos severa la próxima vez. Además, no te olvides de retirarlas cada pocos días, justo en el momento en el que veas que aparecen y, como aconseja la también manicurista Alicia Torello, antes de dormir, aplica un aceite libre de alcohol. Poco a poco conseguirás tener que ser menos drástica con tus manos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas