Belleza

Despiértate como nueva

¿Cansada de despertarte agotada y más adormilada que cuando te acostaste?
Reading time 2 minutes
¿Cansada de despertarte agotada y más adormilada que cuando te acostaste? Olvídate de esa desagradable sensación y empieza a levantarte con energía y despejada siguiendo estos consejos. Mañana, como cada día laborable, volverá a sonar el despertador. Aquí, algunos consejos para que el proceso de despertarte no sea tan doloroso. - La importancia de la luz Nuestros cuerpos están diseñados para dormir cuando es de noche y para despertar cuando hay luz. Claro que nuestros hábitos de sueño han cambiado un poco en las últimas décadas: nos dormimos después de haber estado rodeados de luz artificial (televisión, ereaders, smartphones…) y nuestra jornada, en invierno, empieza cuando todavía no ha amanecido. La solución pasa por olvidarse de los aparatos electrónicos al menos una hora antes de dormir y despertarnos con luz gradual. Ahora es imposible si te toca madrugar demasiado, pero existen dispositivos, como el reloj Wake-up Light de Phillips, que crean una luz artificial que simula la del amanecer. Así es más fácil despegarse de las sábanas. - Despiértate despacio Es mejor programar la alarma diez minutos antes y tomarte tu tiempo para salir de la cama que en la hora crítica y que te toque saltar (literalmente) de ella. El sueño tiene cinco fases, y la última es esa en la que el cuerpo trata de despertarse. - El ambiente La temperatura de nuestro cuerpo varía a lo largo del día, y la más baja siempre coincide con las 5 de la madrugada. Lo ideal es que tu habitación tenga siempre una temperatura en torno a los 18 y los 22 grados para que ni el frío ni el calor disturben el sueño. La ventilación es también fundamental en este punto, por lo que no deberías dormir con la puerta cerrada si tu habitación es muy pequeña. Nuestro cuerpo realiza todo el proceso de reparación celular durante la noche, y un extra de oxígeno siempre facilita esa tarea. - Mejor si es temprano Numerosos estudios lo respaldan: cuanto más temprano te levantes, más feliz, productiva y sana estarás. - Lo que deberías evitar Esto ya te lo sabes de memoria: el café no es amigo del sueño, pero tampoco lo son el vino ni el chocolate. También es recomendable cenar unas tres o cuatro horas antes de acostarse, para que el cuerpo no tenga que hacer la digestión mientras duermes.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas