Belleza

Cuándo y cómo pasarse a los anti-edad

La oferta de cosméticos para retrasar en envejecimiento es ilimitada y numerosos son sus beneficios pero… ¿cuándo es el momento perfecto para empezar a utilizarlos?
Reading time 3 minutes
La oferta de cosméticos para retrasar en envejecimiento es ilimitada y numerosos son sus beneficios pero… ¿cuándo es el momento perfecto para empezar a utilizarlos? Es la eterna duda: ¿hay que esperar a toparse con la primera arruga? ¿Es mejor prevenir que curar? Lo cierto es que como casi todo en la vida, depende. Depende de tu tipo de piel, y depende de la zona a tratar. Así que vayamos por partes:   - Cremas con retinol. En el mundo de los cosméticos antiedad, el retinol es el ingrediente rey. Este agente derivado de la vitamina A mejora la elasticidad de la piel, corrige irregularidades en el tono, mejora el contorno y es una gran ayuda en la batalla contra las arrugas. Aún así, no todo son bondades: en ciertas cantidades tiende a deshidratar la piel, y en verano la deja más expuesta a los peligros del sol. Con todo, no debería formar parte de tu rutina de belleza hasta haber cumplido los 30. Antes, la piel es perfectamente capaz de producir niveles de colágeno adecuados.   - El sérum. Gracias a su textura y su nivel de concentración de ingredientes, este tipo de productos son los más efectivos en la lucha para retrasar los signos de la edad por su capacidad para penetrar en la piel. Así que, de nuevo a partir de los 30, los sérums nocturnos son una buena manera de ponerle freno al envejecimiento. Antes, y sólo aquellos cuyo objetivo sea hidratar, son perfectos para aplicar en pieles grasas, porque ayudan a que mantengan el nivel de agua adecuado sin dejar rastros sobre la piel. - El contorno de ojos. Nunca es demasiado pronto, y pronto puede ser tarde. La piel de esta zona es especialmente fina, y hay que utilizar productos formulados para ella desde la adolescencia. Además, mantenerla correctamente hidratada retrasará ese momento en que dejamos de producir colágeno de manera natural, y eso es crucial para garantizar que las primeras arrugas aparecerán más tarde.   - Productos anti-manchas. Esto sí que ya no es cuestión de edades, sino de pieles. El momento indicado para estrenarse es exactamente ese en el que te das cuenta de que el tono empieza a perder uniformidad, hay zonas decoloradas y otras visiblemente más oscuras. Antes de empezar a probar con diferentes cosméticos, eso sí, es necesario consultar con un especialista. No todas las manchas son iguales, y lo mejor es tratarlas con los ingredientes adecuados para cada una de ellas.   - Cremas efecto lifting. Aunque suena palabras mayores, no son para tanto, ni tan efectivas. En realidad ninguna crema obrará milagros cuando la piel ya ha perdido tersura, por lo que no es necesario descartarlas en la década de los 20 como tratamiento de prevención. El problema es que suelen presentar texturas grasas que a edades jóvenes sólo admiten las pieles más secas, y que es mejor utilizar sólo antes de dormir.   - Cremas con SPF. Ahora, tengas la edad que tengas, y para siempre. La clave está en adelantarse a los problemas, y no hay mejor manera de hacerlo que aplicándose protección solar. Por suerte, además, suelen ser los productos más económicos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas