Art

El Centro Botín inicia su segunda temporada

La infinita gama de azules profundos, grises metálicos, que envuelve el paisaje de la bahía y el horizonte montañoso de la cordillera recortado sobre el mar, animados por las huellas del trajín humano, proporcionan el extraordinario telón de fondo de este nuevo museo.
Reading time 8 minutes

La infinita gama de azules profundos, grises metálicos, que envuelve el paisaje de la bahía y el horizonte montañoso de la cordillera recortado sobre el mar, animados por las huellas del trajín humano, proporcionan el extraordinario telón de fondo de este nuevo museo.

El nuevo emblema arquitectónico de Santander es obra de Renzo Piano en colaboración con el estudio Luis Vidal + arquitectos. Está emplazado en un lugar privilegiado del centro de la ciudad, rodeado por los jardines de Pereda y se eleva, casi flotando, sobre el mar. Esta singular construcción de formas orgánicas abierta al paisaje está dividida en dos grandes volúmenes, que los destellos de su piel dibujan en la distancia. El edificio está recubierto por 270.000 piezas de cerámica circulares, a modo de membrana porosa de tejido tecnológico. Escaleras, ascensores y ligeras pasarelas construidas con estructuras de acero y cristal conectan los dos bloques, facilitan al visitante diversos recorridos por el edificio y distintas perspectivas de la extraordinaria vista panorámica, proporcionando, además, una experiencia simultánea del sitio construido y del entorno natural.

La remodelación y ampliación de los jardines y de los espacios circundantes han convertido las zonas de tránsito en nuevos ámbitos donde quedarse a contemplar un espectáculo de danza, un concierto, o una película en el cine de verano; un nuevo foro para el arte y el espectáculo. El paisajismo es un proyecto de Fernando Caruncho en diálogo con Renzo Piano, con el fin común de ofrecer a la ciudad un lugar de encuentro en la plaza pública en torno a la creación.

El Centro constituye el proyecto cultural más importante de la historia de la Fundación Botín desde su creación en 1964. Con poco más de seis meses de funcionamiento se ha convertido en una referencia imprescindible como centro de arte privado en España, con vocación de formar parte de un circuito internacional de primer nivel en su género.

La nueva ubicación facilita una mayor visibilidad internacional al apoyo sostenido que la Fundación Botín ha proporcionado a la creación artística en los últimos treinta años, en el ámbito de la música, la ciencia y las artes plásticas. Estas últimas especialmente orientadas a lo contemporáneo bajo el asesoramiento de la comisión presidida por Vicente Todolí junto a Paloma Botín, Udo Kittelmann, Manuela Mena, María José Salazar y Benjamin Weil.

Así, los tres ejes que han articulado la misión de la Fundación Botín en el ámbito de las artes plásticas y que tienen continuidad en el nuevo Centro Botín son, en primer lugar, la formación en arte contemporáneo, mediante becas para el desarrollo de proyectos de creación de artistas a nivel internacional, y ampliación de estudios de comisariado y gestión de museos. Además, la Fundación Botín organiza una serie de “talleres magistrales” impartidos por artistas, entre los que cabe citar a Miroslaw Balka, Mona Hatoum, Jannis Kounellis, Antoni Muntadas, Juan Uslé, Tacita Dean, Carlos Garaicoa, Joan Jonas, Julie Meheretu y Carsten Höller. La investigación es el segundo eje y está centrada en el dibujo como medio, apoyada por la publicación de una serie de catálogos razonados de obra sobre papel de artistas históricos. La divulgación, a través de exposiciones de los artistas que han impartido talleres, así como las obras resultado de las becas para la realización de proyectos y de ampliación de estudios, constituye el tercer eje.

Carsten Höller. 960 bombillas incandescentes. Colección Thyssen-Bornemisza Art Contemporary, Viena.

La colección de la Fundación Botín se formó inicialmente con obras de las exposiciones de los artistas que imparten los talleres magistrales y con las obras donadas por los becarios, pero en los últimos años se ha enriquecido con otras adquisiciones que completan el marco definido para la colección.

El 23 de junio de 2017 el Centro Botín abrió sus puertas con dos muestras, la impactante exposición Y de Carsten Höllen y Ligereza y atrevimiento. Dibujos de Goya. Continuó con la muestra de la artista de origen etíope afincada en Nueva York Julie Mehretu titulada Una historia universal de todo y nada (en exhibición hasta el 25 de febrero de 2018) junto a la primera presentación de la colección Fundación Botín: Arte en el cambio de siglo. Este programa constituye la valiosa oferta expositiva de su medio año de existencia.

Además de las exposiciones, el Centro mantiene una intensa programación de actividades formativas y culturales interdisciplinares (115 iniciativas en estos seis meses) relacionadas con las artes plásticas, el cine, la música, el teatro, la danza y la literatura que comparten el objetivo común de promover la creatividad, la inteligencia emocional, y la imaginación a través de las artes. Este objetivo constituye el distintivo de la misión fundacional como vía para el impulso y desarrollo económico y social en la región.

El Centro Botín es el impulsor del primer programa de desarrollo del pensamiento creativo a través de las artes para universitarios denominado C! Program. Consiste en un curso que la Universidad de Cantabria ofrece a todas las titulaciones, en el cual el alumnado aprende a desarrollar habilidades creativas a través de las artes, para afrontar y resolver nuevos retos personales y profesionales. Otro de los programas educativos impulsados por la Fundación  es el Máster en Educación Emocional, Social y de la Creatividad, así como el programa ReflejArte, que constituye un recurso educativo único en el mundo, desarrollado en colaboración con la universidad estadounidense de Yale, para impulsar la creatividad de los niños a través del arte, que incide en su modo de aprendizaje y desarrollo de competencias emocionales, cognitivas y creativas.

Pabellón Suspendido III (Los Sueños), 2011-2016. (Detalle). Cristina Iglesias.

En palabras de la directora ejecutiva del Centro Botín Fátima Sánchez: “En el ámbito local, con el objetivo de promover el desarrollo de la inteligencia emocional y la creatividad de los cántabros para mejorar sus vidas a través de las artes, aprovechando el enorme potencial formativo que tienen y que aún no un centro de arte pionero en la integración de las artes y el desarrollo social, así como en un lugar de encuentro para los investigadores en estas materias. El Centro Botín organizará en 2018 el primer Congreso Internacional de Artes, Emociones y Creatividad, que reunirá en Santander a los más destacados expertos internacionales en este campo”.

El balance realizado por la Fundación Botín con motivo de esta primera etapa de andadura ha sido muy positivo en cuanto la programación y la asistencia de público recibida. Los datos revelan que 151.584 personas visitaron las exposiciones y participaron en las actividades del Centro y 1.130.380 visitaron el edificio y sus espacios exteriores. Benjamin Weil, director artístico del Centro Botín, añade a la valoración de estos primeros seis meses que se ha notado que “un gran número de visitantes no parecían muy familiarizados con el ámbito de un museo. Es decir, tenemos un público nuevo, aparte de los aficionados al arte y del turismo cultural. Para mí esto es algo fundamental para  el éxito de un centro de arte, a día de hoy.  La experiencia del arte es algo único. Una sala de exposiciones es uno de los pocos sitios donde no se trata de consumir y donde el visitante se dedica a una sola cosa a la vez: disfrutar de las obras, contemplarlas. Hay que dar acceso a más ciudadanos y romper la imagen de un arte que solo es accesible a unos pocos”.

“En este sentido –prosigue–, el éxito de las exposiciones de Carsten Höller y de Julie Mehretu nos da la sensación de que logramos convencer al público de que el arte contemporáneo no es tan inaccesible como algunos piensan”.

La programación para 2018 incluye una exposición individual de Cristina Iglesias, comisariada por Vicente Todolí; la exposición Joan Miró. Esculturas 1928-1982 comisariada por María José Salazar y Juan Punyet Miró, que se adentra en el proceso creativo del artista a través de su obra escultórica contextualizada con documentos, bocetos y vídeos; y una exposición de dibujos de Manolo Millares, comisariada por María José Salazar. Durante el verano se presentará, además, una nueva selección de obras de la colección.

/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas