Woman

Amaia Echeverría

Dirigir un hotel no es tarea fácil, principalmente si es el AC Santo Mauro de Madrid, referencia de lujo y exclusividad en la capital. ¿La clave? Pasión, entrega y cafeína.
Reading time 6 minutes

HABRÁS pasado por su puerta casi a diario y, muy seguramente, en todas esas ocasiones habrás tenido la tentación de entrar. Al menos, sí has admirado su belleza desde las rejas que separan ambos mundos. La próxima vez que te dejes caer por la calle de Zurbano, no te lo pienses dos veces y cruza el umbral. Amaia está dentro, la encontrarás esperándote y dispuesta a hacer de tu breve o larga estancia en el AC Santo Mauro de Madrid una experencia inolvidable. Ella, como General Manager del hotel, es la responsable de que hasta el más mínimo detalle de las entrañas de este espacio arquitectónico sobrepase la perfección. La razón sólo es una: hablamos de lujo. Y, aunque la gestión de un director de hotel más exclusivo es similar a la de otros enclaves más modestos, la calidad de los servicios sí puede ser un requisito más puntero, así como la atención al cliente y la estructura de equipos. “El lujo es cada vez más intangible, no es sólo un bolso o un coche, y debe ir acompañado de una experiencia que haga recordar ese instante y que perdure en la memoria del cliente, del consumidor, que quiera y desee repetir la sensación de algo único y especial”. Una defensa del lujo que queda muy lejos de la extravagancia con la que, ahora sabemos equivocada, se ha relacionado siempre: “El lujo no es extravagancia, es sentise único, crear una quinta esencia donde la atmósfera te tranforme y te haga viajar a lugares desconocidos, ya sea con la localización, los colores y olores, la música, la decoración, el conjunto o el cuidado de toda esta mezcla”.

“Probablemente seamos el hotel más solicitado de Madrid”

Un trabajo que sólo se puede enfrentar con la constancia como fiel compañera, como lleva haciendo Amaia más de 15 años, todos ellos dedicados al mundo de la hostelería. “La hostelería tiene siempre un componente romántico, de dedicación y pasión por el trabajo. Vengo de una familia en la que mi abuela era chef hace ya 50 años, y crecí en sus cocinas”. Tal vez se deba a eso (y a una generosa experiencia a sus espaldas) que a día de hoy sigua contemplando su futuro laboral bajo los mismos patrones: “Ser directora de hotel me apasiona; estoy abierta a cualquier camino como forma de aprendizaje, pero ahora para mí lo más importante es seguir aprendiendo y sentir que aporto valor a mi trabajo”, afirma. Propósitos que no entran en conflicto con el desarrollo de su vida personal, ya que reconoce que su trabajo ha sido y es una de las proyecciones más relevantes de su vida. Su carácter y personalidad le llevan a pasar muchas horas dentro de un hotel, casi 24 horas, 7 horas a la semana, esto es, los 365 días del año. El tiempo tiene la respuesta y una buena gestión del mismo puede hacer conciliable los dos lados de la misma moneda. Disfrutar de la familia y de los amigos, hacer deporte y dedicar sentimiento al proyecto personal más auténtico fuera de su profesión, las causas solidarias, son necesidades a las que Amaia nunca ha renunciado. Eso sí, prescindiendo de alguna que otra hora de sueño. 

Esta es la vida que la también profesora de universidad, en materia gastronómica, (sin duda su abuela chef y las cocinas familiares marcaron la infancia de la directora) ha elegido para formar a queines como ella compartan atracción por la restauración, siempre cerca a la hostelería, al mundo de las relaciones públicas y la celebración de eventos, puede ser, la rama de su profesión con la que más disfruta y se realiza. No pilla por sopresa. Si en algo despunta el AC Santo Mauro es por la activa vida que guardan sus salones: “La música es el arte más directo y va directo a los sentidos y al corazón. Estas experiencias forman parte del ADN del hotel; entendemos la música como un hilo conducto de nuestra historia. Nuestro Salón Rojo fue, en tiempos del duque de Santo Mauro, el salón de baile del palacio, de ahí que tenga una acústica inmejorable. Queremos que nuestros huéspedes y clientes puedan disfrutar de este regalo con conciertos y todo tipo de eventos que hablen nuestor mismo idioma”, y no es difícil comunicarse con estas premisas, sobre todo porque el ocio de este hotel, a base de espectáculos, presentaciones de prensa, brunchs, fiestas y celebraciones, es uno de los más aclamados de la capital. ¡Hasta firmas de moda se han desputado la localización para realizar en su interior sus desfiles! 

Esta pamplonica de nacimiento, enérgica, soñadora e inconformista, le pide a la vida seguir viviéndola como hasta ahora, entregada a  cada detalle del presente. Por eso, intuimos que queda mucha rutina y más retos entre las paredes de este inmueble histórico, diferente del resto de hoteles de la ciudad por el inevitable viaje en el tiempo que conlleva entrar en él: “Su majestuosidad, con decorados elegantes y altos techos, simboliza el palacio que una vez fue. Hoy, mantenemos esa estética combinada con un diseño moderno para crear un ambiente prestigioso y satisfacer las necesidades de cada cliente”. Satisfacción que no sólo se puede encontrar en la dosis más visual, también en sus servicios, de los cuales Amaia se declara enamorada: “No podemos hablar de servicios más demandados. Todos lo son, desde el alojamiento hasta la cocina. Probablemente seamos el hotel más solicitado de Madrid y estamos encantados con ese posicionamiento”. 

Si alguien sabe de objetivos es ella, y mantener el reconocimiento requiere de mucha responsabilidad; por eso, Amaia pone la mirada en la inclusión de las marcas internacionales en el sector hotelero de lujo de la capital y en la inversión en innovación. También en la discrección, porque en un sitio tan especial las anécdotas se suceden a diario, pero, como era de esperar, las cosas de palacio se quedan en palacio.

EL DATO: 

Se declara amante de la identidad y la belleza, tanto de la que ofrece el hotel como la de las marcas con las que colaboran.

 

Entrevista publicada en el número 27 de L'Officiel Spain.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas