Voyage

La evolución del estilo de las azafatas

A través de los años, las azafatas han sido reconocidas por su estilo y glamour, por todo el mundo.
Reading time 5 minutes

El 26 de octubre de 1958, un vuelo comercial cambió la historia de la aviación: fue el primer Boeing 707 que voló de Nueva York a París, de la aerolínea Pan Am. Este evento inauguró una época en la que viajar en avión era sinónimo de una vida glamorosa, inmortalizada en escenas como las de la película Atrápame si puedes , cuando el personaje de Leonardo DiCaprio sale de una limusina con seis chicas del brazo. Estas mujeres de aerolínea perfectamente combinadas se convirtieron en íconos de estilo en la década de 1950 y hoy viajan cientos de millas todos los días, al tiempo que tienen la responsabilidad de salvar vidas en caso de emergencia.

El papel femenino de asistente de vuelo comenzó en la década de 1930, cuando los vuelos comerciales en los Estados Unidos incluían enfermeras en la tripulación para inspirar confianza en una emergencia. Sin embargo, también comenzó una larga racha en la que los auxiliares de vuelo se convirtieron en una herramienta de marketing para la aviación, bajo la idea completamente patriarcal de que "si una mujer puede volar, tú también puedes".

Así, el uniforme de enfermera comenzó a marcar el atuendo de los auxiliares de vuelo: gorra, camisa, falda y delantal, y durante la Segunda Guerra Mundial, el uniforme militar influyó en esto convirtiendo la gorra en un sombrero y agregando hombreras a la chaqueta. Poco a poco las aerolíneas se dieron cuenta de que estas mujeres eran un atractivo para los clientes y comenzaron a exigir un perfil muy específico para este puesto: mujeres solteras, delgadas, no muy altas (por el tamaño de la cabina), menores de 30 años, y no usar anteojos. La palabra "atractivo" formaba parte de los requisitos y también se favorecía a los gemelos

EDAD DE ORO

Al final de la guerra, la competencia entre aerolíneas comerciales se disparó y así comenzó la edad de oro de los viajes, cuando el glamour se tradujo en platos gourmet y pianistas tocando en el aire. Fue precisamente el primer vuelo de Pan American Airways desde Nueva York a París el que supuso la cúspide de esta era.

Sin embargo, las aerolíneas enfrentaban cada vez más restricciones gubernamentales o acuerdos internacionales, por lo que una de las únicas herramientas de diferenciación entre ellas era la variedad de mujeres en su flota. La publicidad de United Airlines, por ejemplo, usaba frases como: "Casarse está bien, pero ¿no le gustaría ver el mundo antes?" Fue un gran momento de liberación para muchas chicas que querían viajar por el mundo con un trabajo remunerado.

En ese momento, los asistentes de vuelo eran casi como celebridades y llamaban la atención en los aeropuertos con uniformes de diseñadores como Pucci, Balenciaga y Dior. Pronto estos trabajos fueron muy codiciados y solo el 3 por ciento de los candidatos fueron contratados. Por otro lado, sin embargo, las razones del despido fueron injustas, como las mujeres que tenían líneas de bronceado visibles, cicatrices o que no usaban faja. En 1953, por ejemplo, American Airlines solicitó la renuncia de las mujeres mayores de 30 años.

Las siguientes dos décadas, las de 1960 y 1970, se caracterizaron por uniformes que reflejaban el glamour de aquellos tiempos, con botas hasta los muslos y minifaldas o hot pants. Sin embargo, también trajeron el ocaso de la edad de oro y aumentaron los informes de acoso, desigualdad de género y despidos injustificados.

¿NEGOCIO O OCIO?

La industria de la aviación estaba en auge en la década de 1980. Los viajes familiares iban en aumento y la idea del glamour se convirtió en una necesidad menos que tal vez llevar una maleta extra. Además, la creciente presencia femenina en el lugar de trabajo se reflejó en los uniformes de las azafatas, quienes ahora vestían chaqueta, camisa y pantalón, estilo ejecutivo que ha prevalecido hasta ahora, con algunos accesorios como bufanda o sombrero. Para el color, son populares los tonos oscuros, como el azul marino, que es conservador y profesional pero a la vez ideal para cubrir manchas. Algunas aerolíneas mantienen reglas estrictas sobre sus uniformes. Por ejemplo, las mujeres de la tripulación de Fly Emirates llevan un sombrero rojo del que cuelga un pañuelo blanco que les cubre el cuello. La compañía también tiene una lista de tonos de lápiz labial rojo aprobados para combinar con el sombrero y siete pasos obligatorios de maquillaje.

Históricamente, los uniformes de auxiliares de vuelo han tenido una estrecha relación con la moda, ya que ofrecen una oportunidad para que los diseñadores colaboren con aerolíneas de sus países de origen como hemos visto con Christian Lacroix para Air France, Alberta Ferretti para Alitalia y Macario Jiménez para Aeroméxico.

Si bien el viaje de las azafatas tiene mucha sofisticación, no siempre ha estado acompañado de "Come Fly With Me" de Sinatra de fondo. Las azafatas han estado entre las primeras mujeres en viajar solas por el mundo y en denunciar la brecha salarial y los abusos laborales en el lugar de trabajo. Al final, saben que el mundo está a sus pies.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas