News

¿Rompió realmente barreras la serie <em>Girls</em>?

La propia Lena Dunham ha admitido que determinadas críticas hacia la serie son perfectamente válidas, y que podría haber hecho algunas cosas de diferente manera.

La propia Lena Dunham ha admitido que determinadas críticas hacia la serie son perfectamente válidas, y que podría haber hecho algunas cosas de diferente manera. Hace poco anunciábamos la devastadora noticia de que Girls llegaba a su final. Tras cuatro años poniéndonos en la piel de estas cuatro extravagantes jóvenes y viviendo con ellas sus aventuras en Nueva York, nos encontramos ante la sexta — y última — temporada de la exitosa serie creada por Lena Dunham. Y no hay nada que podamos hacer al respecto. Girls acaba, y como todo lo que se acerca a su fecha de caducidad, toca hacer balance. Dejando a un lado las carcajadas que nos ha provocado durante las cinco temporadas previas, la serie de Dunham nos ha proporcionado muchos aspectos positivos. Sus cuatro protagonistas, aunque a veces absurdas, son un reflejo de las numerosas situaciones a las que deben enfrentarse las jóvenes de hoy en día. A pesar de sus muy distintas procedencias, comparten una serie de problemas que no son ajenos a la vida de cualquier chica de poco más de veinte años, como el amor (y el desamor), las drogas, el sexo, la autoestima, el feminismo o la salud mental. Y pocas series representan esto con la misma precisión. A pesar de ello, las excentricidades y tramas creadas propias de un proyecto ideado por la maravillosa Lena Dunham no han convencido a todo el mundo, y Girls recibió duras críticas desde su comienzo. Y aunque la realidad es que una serie no dura seis temporadas en HBO si no es excelente, llevar a cabo una retrospectiva crítica es de lo más saludable, y así lo ha hecho la propia Lena. En una entrevista reciente a The Breakfast Club, la actriz y productora ha opinado sobre una de las críticas más comunes a la serie: la de la falta de representatividad de gente de color. Y se ha referido a esta como un argumento perfectamente válido. “No existe una perspectiva única, y hay dificultades que afectan a las mujeres de color, de las que las mujeres blancas no tenemos ni idea. Las feministas blancas no tenemos un buen historial en cuanto a incluir a las mujeres de color en su lucha”, ha declarado, admitiendo que este es un problema que no comprendía hace unos años, cuando comenzó a trabajar en su serie. Posteriormente, añadía que nunca más quiere ver otro poster que esté protagonizado por cuatro chicas blancas. A eso lo llamamos aceptar una crítica. A pesar de ello (y sin restar importancia al problema que acarrea la falta de representatividad de ciertos colectivos en la mayoría de las series actuales), una cosa está clara: Girls ha marcado un antes y un después en la televisión, por reflejar como nadie antes la realidad de las jóvenes del siglo XXI. Y eso merece un reconocimiento.  

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas