Moda

Jóvenes eternamente

Un viaje a Verona y una historia inolvidable: así nos enamoramos de #RomeoyJulieta de Suarez.
Reading time 3 minutes

El amor no es fácil y a menudo comienza de forma accidentada. El del grupo de periodistas e influencers que viajamos con la familia Suarez (la de sangre y la que han creado con sus empleados y colaboradores) a Verona para descubrir su colección #RomeoyJulieta empezó con un vehículo de pista colisionando contra el casco del avión, e inutilizándolo para la tarea que tenía asignada. Pero ya se sabe que en el amor, como en la vida, cuando se cierra una puerta se abre una ventana. Así que llegamos un par de horas tarde a nuestra cita con los amantes más famosos de todos los tiempos, pero llegamos. 

Si viajas a Verona compra una entrada para lo que sea que esté en programa del Teatro Nuovo, porque merece la pena solo por tener acceso a la terraza con una vista inolvidable del balcón de Julieta. El paisaje, eso sí, pierde un poco de encanto cuando la turista de turno se instala en la barandilla el tiempo suficiente como para que Romeo (que se niega a aparecer) empiece a peinar canas. En ese marco conocimos las 36 piezas que componen la colección. Y se produjo el flechazo. 

Ya se sabe que, cuando se trata de crear, las cosas más bellas surgen de momentos de tragedia. Gabriel Suarez, director comercial de la firma, revisitó la película de Baz Luhrmann cuando lidiaba con un momento personal de los que te cambian para siempre, y la idea de desarrollar una colección dedicada a ese amor tan intenso le asaltó al instante. Como pasa con las mejores ideas, lo natural es pensar que se le haya ocurrido a alguien antes, pero por sorprendente que parezca nadie había registrado nunca una de joyas bajo el nombre de #RomeoyJulieta. Con el nombre y el concepto en la mano vino el más difícil todavía: dar vida a piezas exquisitas con giros inesperados. 

Un colgante que es un pequeño frasco que puede atesorar gotitas de perfume (el veneno es voluntario), otro con forma de corazón que se cierra al ser atravesado por una decorativa daga. Un anillo que esconde el mensaje “Sempre giovani”, un sello que es posible personalizar o unos pendientes de los que cuelga, en movimiento, un pequeño corazón, el mismo que llevaba la pastillita que puso en marcha a Romeo para ir a la fiesta de los Capuleto la noche que conoció a Julieta. Los quebraderos de cabeza del proceso de elaboración se los llevó el equipo de Rubén García Miguélez, director de fabricación de Suarez, que todavía suspira al recordar lo que sufrieron produciendo el colgante de los angelotes. El amor, ya se sabe, hay que trabajarlo. 

La colección está a la venta en joyeriasuarez.com y en las veinte boutiques que la firma tiene en España, en las que han colocado improvisados murales para que declares tu amor. El autor de la mejor frase se llevará una pieza de la colección y un poema firmado por Sara Búho inspirado en su historia. 

Y no seas escéptica. Por supuesto que es mejor que el descubrimiento de las piezas te pille enamorada, pero sea como sea: ¿no es siempre una buena idea tener cerca una joya que celebre la versión más romántica del amor?

/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas