Moda

#5MinutosCon: Papiroga

Llevan cinco años sacando los pies del tiesto de la moda, diciéndote ‘vístete como te quieras sentir, deja las reglas a un lado’ y con ello han conseguido que hasta la mismísima Iris Apfel sucumba a sus accesorios.
Reading time 10 minutes

Llevan cinco años sacando los pies del tiesto de la moda, diciéndote ‘vístete como te quieras sentir, deja las reglas a un lado’ y con ello han conseguido que hasta la mismísima Iris Apfel sucumba a sus accesorios. Estefanía, Leire y Daniel han llevado el diseño independiente a otro nivel a golpe de trabajo y de buen rollo y por eso hemos decidido pasar cinco minutos con ellos - como quien dice - para hablar de su firma, de sus vidas y, cómo no, de sensaciones, porque de eso va todo, ¿no?

Hemos tenido muchas oportunidades para hablar con Papiroga, pero ha sido ahora, con la apertura de su primera tienda propia en Madrid (Calle del Almendro, 10) - id, lo pedimos encarecidamente - cuando hemos visto el momento. Porque ya son 5 años de carrera, de sacar una firma adelante - y con bien de éxito - de conquistar medio planeta, literalmente, de Los Ángeles a Rusia, y a la propia Iris Apfel, momento del que aún no se han recuperado, ella, diva por excelencia, con un collar con forma de Langosta y bastante encantada a juzgar por la foto.

Pero hablemos, vayamos al grano y hablemos de los entresijos de Papiroga, del trío ganador que la ha llevado donde está, hablemos de sensaciones.

‘How do you wanna feel today?’ Es lo primero que vemos en vuestra página, y ya que así reza vuestro claim, ¿cómo os queréis sentir vosotras con Papiroga cada día?

¡Libres! Ese es el sentimiento que queremos conquistar, por el que nos levantamos a diario y seguimos el mismo camino que empezamos ahora hace cinco años. ¿Hay vidas más sencillas? ¿Carreras más simples? ¿Ofertas más suculentas? ¡Claro! ¡Pero no son tan divertidas!

No es nada común que la industria invite a vestir según el estado de ánimo, ¿por qué queréis rebelaros contra esto?

Papiroga es un intento de regeneración, de apartarse de los conceptos, valores y métodos tradicionales para proponer un escenario nuevo. En ese caso, veíamos una contradicción en la industria: si no hay dos días iguales, si cada mañana amanecemos de un modo diferente, ¿por qué siempre vestimos igual? Lo que proponemos es cubrir esa necesidad básica. Y de una manera accesible: renovar el armario cada día nos gustaría a casi todas, pero es complicado; hacerlo con accesorios con la suficiente personalidad para cambiar por sí mismos no sólo un look, sino tu estado de ánimo, no tanto. Nuestros diseños son capaces de hacerte sentir alegre si te has levantado de bajón o darte alas una noche en que no las tienes todas contigo. Cuando empezamos esa pequeña rebelión éramos pocos, aunque con el tiempo se han ido uniendo a ella más y más mujeres de todos los puntos del planeta. Y el movimiento parece imparable. Porque no se trata solamente de la emoción por la emoción, sino de todos los valores vinculados a este cambio: la recuperación de la felicidad, la frescura, la alegría y la naturalidad en un territorio históricamente reacio a ellos; la supresión del sentido de culpa -indisociable de la industria- o el creciente distanciamiento respecto a los discursos, formas  y métodos más propios de otros siglos. Todo ello ha ido conformando una manera de ver y entender la moda, y el mundo por extensión, que afortunadamente ya no tiene vuelta atrás.

¿Fue para plantar cara a esto por lo que nació Papiroga? Cómo empieza la historia de la marca: ¿Quién la fundó? ¿Cuáles son vuestros papeles en Papiroga?

Sí, sin duda. Y nuestro propósito apenas ha variado desde que empezamos, en verano de 2011, al coincidir por casualidad tres perfiles con trayectorias diversas pero con un cansancio compartido respecto a un sector monocorde acompañado de unas ganas enormes de cambiarlo. Estefanía de Oliveira es la diseñadora, Leire Urzaiz la happener y Daniel Coma-Cros se encarga de la marca. 5 años ya. ¡Y allí vamos!

Lleváis trabajando en ella desde 2011, ¿cómo ha evolucionado Papiroga? ¿Y vosotros?

La evolución es inesperada y, a pesar de los planes iniciales -siempre tan ingenuos y desmedidos-, el resultado sobrepasa nuestras propias expectativas: lo que nos ha pasado no se puede planificar, ni calcular. ¿Quién nos iba a decir cuando comenzamos sin un duro, ni padrinos, ni ayudas, ni créditos, en uno de los peores momentos económicos de nuestra historia reciente, que llegaríamos hasta aquí? Cada día es un regalo, una sorpresa. Incluyendo nuestra propia vida, que se empeña en salirse del guión y esto es lo que la hace precisamente divertida.

“¿Quién nos iba a decir cuando comenzamos sin un duro, ni padrinos, ni ayudas, ni créditos, en uno de los peores momentos económicos de nuestra historia reciente, que llegaríamos hasta aquí? Cada día es un regalo, una sorpresa. Incluyendo nuestra propia vida.”  

En cuanto al producto, todo es 100% artesano, ¿dónde lo fabricáis?

Todo es 100% artesanal. Y con unidades limitadas. La idea de ver a dos ‘Papiroga People’ con la misma pieza nos aterra. Lo fabricamos, según el modelo y la colección, en nuestros talleres sociales de India o con una gente muy maja de Madrid. Otras épocas lo hemos hecho en Brasil o en el Ampurdán. Intentamos buscar siempre el material y las personas que mejor cumplen con las necesidades creativas de cada momento. La geografía en nuestro caso es más bien una anécdota: el material y el proceso determinan el lugar, no al revés.

¿Por qué elegisteis el plexiglás?

Queríamos incorporar nuevos materiales que nos permitieran seguir innovando, seguir abriendo nuevos caminos y, tras muchas pruebas y experimentos, encontramos finalmente en el plexiglás una solución genial para plasmar nuestras necesidades: permite formas muy definidas, es súper ligero y además resistente. Sus posibilidades son enormes y cuando la gente lo prueba, lo toca, se lo pone, ¡alucina! El hecho de que nadie lo hubiera trabajado hasta entonces -como la mayoría de los materiales con los que empezamos siempre a trabajar- hizo el resto.

¿Qué os inspira a la hora de crear las colecciones?

Ha habido épocas en que no hemos partido de ninguna idea concreta: simplemente nos ponemos a diseñar y la inspiración aparece. Otras en que un viaje, un paisaje, una lectura inesperada o un sueño nos abre de improviso un horizonte creativo: lo exploramos, tanteamos y, si vemos que tiene potencial, nos lanzamos a por él.

“‘Oso’ nos estaba aguardando, nos eligió y quisimos contarlo con nuestro propio lenguaje”  

En la última colección os ha inspirado ‘Oso’ de Marian Engel, ¿por qué ese libro?

Daniel se la recomendó a Estefanía, quien a su vez se la recomendó a Leire y todo empezó a rodar de manera natural. Hacía tiempo que no sentíamos tanta sintonía con una historia y nos apetecía tanto trasladar sus palabras a imágenes, sus capítulos a piezas de una colección. Queríamos contarlo con nuestro propio lenguaje y compensar de alguna manera la felicidad que sentimos al leerlo convirtiéndolo en el protagonista de esta temporada. Ahora, con algo más de distancia, lo que vimos como una casualidad parece más bien lo contrario: el libro en el fondo nos estaba aguardando, fue él quien nos eligió.

¿Por qué soléis “tirar” hacia el minimalismo?

Realmente creemos que todo lo que puede ser contado debe ser contado de la manera más sencilla posible: ya sea una historia, un accesorio, incluso una marca. Eliminando lo superficial de lo necesario. Aunque muy a menudo la simplicidad sea el resultado más complejo de alcanzar. Y ése es en el fondo parte del reto y la motivación.

Ahora habéis abierto tienda en Madrid. ¿Por qué habéis decidido dar este paso? ¿Qué vamos a encontrar en ella?

Una experiencia complementaria a la que podemos vivir en la web o en las tiendas multimarca en las que ya vendíamos. Desde hacía tiempo queríamos trasladar el espíritu de Papiroga a un espacio propio, ideado por nosotros, y la celebración del 5º aniversario nos pareció el momento perfecto. ¿Qué encontraréis en ella? Primero a alguno de nosotros, ya sea explicando nuestras piezas o trabajando en ellas. Y luego, además de nuestra colección actual, todas las referencias del catálogo histórico, la posibilidad de crear tu propio accesorio, encargar un diseño a medida, degustar nuestros maravillosos chocolates o las nuevas Mystery Box… ¡y muchas otras novedades más! El espacio, además, es cambiante y abierto, así que difícilmente cuando una vuelva experimente lo mismo que en la ocasión anterior: queremos que sea siempre diferente.

¿Cuáles son vuestros siguientes pasos? ¿Cómo os veis en unos años?

Sean cuales sean las oportunidades que surjan mantendremos la esencia. Eso es lo único que tenemos claro y podemos controlar. El resto es imprevisible, y parte también del encanto.

Y como todo, Papiroga y vosotras, va de sensaciones, hablemos de ello:

-Una canción que os motive para crear:

(Estefanía) El sonido de bienvenida del Mac!

(Daniel) The Köln Concert, de Keith Jarrett.

(Leire) Fire, de Kasabian.

-Un capricho que os hace felices:

(Estefanía) Hacer rutas largas a caballo hasta que los dos (caballo y yo) estamos derrotados.

(Daniel) Los viajes literarios un punto absurdos.

(Leire) Mi clase de Bikram Yoga.

-Un pecado que no podéis evitar cometer:

(Estefanía) Comprar libretas y cuadernos en todos los sitios posibles.

(Daniel) Succionar moscas con la aspiradora.

(Leire) Probar todos los pintalabios rojos a mi alcance.

-Una película que levanta cualquier día:

(Estefanía) Happy-Go-Lucky.

(Daniel) Life Aquatic.

(Leire) Little Miss Sunshine.

-Una canción para los madrugones:

(Estefanía) El silencio del campo.

(Daniel) Para los primeros latidos del día, ¡mejor silencio!

(Leire) Mi hijo llamándome desde la cuna.

-Un artista que os inspire:

(Estefanía) Olafur Eliasson.

(Daniel) Komitas Vardapet.

(Leire) Vasili Kandinski.

-Un libro que os traiga recuerdos:

(Estefanía) Rayuela, de Cortázar.

(Daniel) Ada o el ardor, de Nabokov.

(Leire) Seda, de Baricco.

“Renovar el armario cada día nos gustaría a casi todas, pero es complicado; hacerlo con accesorios con la suficiente personalidad para cambiar por sí mismos no sólo un look, sino tu estado de ánimo, no tanto”  

Su última colección, ‘Oso’, ya está disponible online y en su tienda de Madrid.

/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas