Tenemos una nueva alternativa para bajar de peso - L'Officiel España
Lifestyle

Tenemos una nueva alternativa para bajar de peso

Un reciente estudio ha confirmado que hay una alternativa mejor que las dietas para perder peso: comer despacio.
Reading time 2 minutes

Un reciente estudio ha confirmado que hay una alternativa mejor que las dietas para perder peso: comer despacio. Disminuir la velocidad con la que se come resulta efectiva a la hora de adelgazar.

Una investigación llevada a cabo por la universidad de Kyushuen Fukuoka de Japón ha demostrado que tomarnos nuestro tiempo para ingerir los alimentos es eficaz para perder peso. En dicho estudio, los investigadores evaluaron los hábitos de 60.000 adultos que padecían diabetes a través de muchos parámetros como su IMC, su perímetro de cadera, así como cuestionarios acerca de su alimentación, su calidad de sueño y el consumo de alcohol o tabaco. Los autores del estudio se centraron en los hábitos alimenticios de los participantes, incluyendo la velocidad a la que comían, las veces que se saltaban el desayuno o el tiempo transcurrido entre la cena y la hora de dormir. Los participantes, pacientes de diabetes durante seis años, respondieron a ciertas preguntas que revelaban sus hábitos poder llevar a cabo el estudio.

 

Los resultados demostraron que mientras 4.192 participantes masticaban despacio, 33.455 comían a una velocidad normal y el resto engullía la comida de forma muy rápida. Al ser comparados todos los participantes, demostraron que las personas que comían a un ritmo normal tenían una probabilidad un 29% inferior de padecer obesidad y los que masticaban lentamente, un 42%.  Los investigadores destacaron también que las personas que alentaron su ritmo de consumo durante el experimento bajaron de peso. Además, el picoteo tras la cena y acostarse sin haber transcurrido 2 horas después de cenar, aumenta considerablemente el riesgo de obesidad.

Los autores determinaron que comer rápido deteriora la tolerancia a la glucosa y el desarrollo de resistencia a la insulina. Comer rápido hace que tardemos más en sentirnos saciados, lo que no ayuda en absoluto a frenar la ingesta de calorías. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas