Siete errores a evitar cuando decoras tu casa - L'Officiel España
Lifestyle

Siete errores a evitar cuando decoras tu casa

Son básicos pero a veces, cegados por lo bonito que nos parece al principio, no pensamos en las consecuencias del resultado.
Reading time 3 minutes
Son básicos pero a veces, cegados por lo bonito que nos parece al principio, no pensamos en las consecuencias del resultado. Cuando nos lanzamos a decorar nuestra casa, (sí, esa que por fin hemos conseguido llamar “nuestra”), puede que no nos paremos a pensar realmente en ella, si no en la que imaginábamos antes de ella. Te contamos siete errores comunes que debemos evitar cuando nos pongamos manos al obra. 1.- Comprar un sofá de lo más moderno pero incómodo. Del estilo que viste en aquella película que te enamoró, tanto que llegabas al final y no podías parar de pensar en él. Ten en cuenta la premisa principal, un sofá es un lugar de descanso. Te relajas, ves la televisión y, si es bueno, es la primera opción de la siesta. Por muchos invitados que tengas a lo largo de la semana, quien se sienta es porque quiere estar más cómodo que quedándose de pie. Esto es lógica pura. Y tú no debes olvidarlo si quieres conseguir un salón triunfador, para ti y para todos. 2.- Pintar toda la habitación de un color que nos encanta, sin probarlo antes. Créenos, la pintura arruina todo un presupuesto de reforma. Habrá auténticos llantos si cuando entras en la zona de la catástrofe todo lo ves morado. O se te arruinan las retinas si el fuerte amarillo no era el que esperabas. Y nadie pintamos una casa para tener que pasear por ella con gafas de sol. Haznos caso, fíjate en la luz, olvídate de las tendencias y prueba el color antes. Porque las paredes, con el tiempo, cansan. 3.- Un sistema de organización incorrecto. Te ha quedado precioso ese armario encima de la nevera, sólo que la Madre Naturaleza decidió premiarte con una encantadora sonrisa pero con pocos centímetros de altura. Ahí están guardados los utensilios que más utilizas y tú no alcanzas. Ten en cuenta que además de bonita, la organización que dispongas en tu casa ha de ser funcional. Lo más habitual debe estar accesible. Reserva los lugares más incómodos para lo que no utilices todos los días. 4.- Situar los cuadros demasiado alto. O demasiado bajo. Y por favor, siempre rectos. Parece una tontería, pero algunos manitas del hogar no tienen un ojo destinado a la rectitud de líneas. Para colocarlos a la altura adecuada piensa en los demás elementos decorativos. 5.- No tener en cuenta la luz. Es el elemento decorativo por excelencia. Nunca hay demasiada, pero influye en todo: los colores, los muebles o los reflejos en la pantalla de la televisión. Y las tardes de fútbol para ellos pueden ser la base de la armonía familiar. 6.- Comprar ese artilugio que tanto querías, porque se lo viste a la vecina de tu madre, pero que no te sirve para nada. O para una cosa, monopolizar el polvo de la casa y la decoración de tu soñado comedor. No es necesario que todo venga con el cartel de utilidad, pero por lo menos, piénsatelo dos veces antes de comprar. 7.- Apostar por el todo al blanco. Si hay un color que es un acierto seguro es el blanco. Abusa de él tanto como quieras, pero acuérdate de lo mucho que te gusta el vino tinto y que, si cae, se queda para siempre. No es un huésped de paso. O que vivir con la fregona en la mano, en ningún caso, es el destino que esperabas.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas