10 formas de evitar un resfriado - L'Officiel España
Lifestyle

10 formas de evitar un resfriado

Porque estos días de cambio de temperaturas no solemos acertar con el outfit y pasamos del frío al calor de forma súbita y varias veces al día, mejor prevenir, que los resfriados suelen adelantarse al invierno.
Reading time 2 minutes
Porque estos días de cambio de temperaturas no solemos acertar con el outfit y pasamos del frío al calor de forma súbita y varias veces al día, mejor prevenir, que los resfriados suelen adelantarse al invierno. Y porque siempre es mejor prevenir que curar, te enseñamos algunos pequeños gestos que pueden evitar que caigas en las garras de la enfermedad como cada año. - Asegúrate de que tus niveles de vitamina D están por encima de los 30 nanogramos por mililitro (si esto te suena a chino, un médico puede determinarlo con un simple análisis de sangre). - Familiarízate con las hierbas de la familia Andrographis. En India y China siempre las han utilizado como remedio para los catarros, pero resulta que también son un buen arma de prevención. Se vende en comprimidos en cualquier herboristería. - Incorpora a tu dieta alimentos probióticos. Aunque su fama está asociada con ser beneficiosos para el sistema digestivo, resulta que también ayudan al buen funcionamiento del sistema inmune.   - Duerme a pierna suelta. Puedes incluso convertirlo en una gran excusa. Claro que condormir entre siete y ocho horas, es más que suficiente para que tu cuerpo pueda reparar cada una de tus células y enfrentarse a un nuevo día. - Incrementa el consumo de frutas y verduras. Todo lo que viene del campo te ayudará a mantener al sistema inmune en perfecto rendimiento, sobre todo si se trata de frutas y verduras de temporada. - Haz ejercicio. Entrenar durante los meses de otoño e invierno también ayuda a tu cuerpo a reforzar su sistema inmune. - Tómate en serio la importancia de la vitamina C. Y, en teoría, un zumo de naranja no es suficiente y lo mejor es acostumbrarse a tomar un suplemento. - Como era de esperar, hidrátate. Cuando no hace calor es más fácil olvidarse del litro y medio de agua que deberíamos beber todos los días y, a la hora de evitar catarros, porque se eliminan toxinas y las células obtienen todo el oxígeno que necesita. - Lávate las manos. Y evita tocarte en zonas cercanas a los ojos, la nariz y la boca, que es por donde suelen atacarnos los virus. - Sonríe. En serio, las cosas que te hacen feliz también ayudan a fortalecer tu sistema inmune. Así que olvídate de la depresión otoñal.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas