Hommes

Un pinchacito de nada

La solución a los problemas perioculares o periorbitales ya no la tiene el bisturí: los avances en medicina estética permiten soluciones rápidas, indoloras y a medida.
Reading time 4 minutes

“La genética muchas veces no es nuestra mejor aliada. Por ello decidí crear protocolos a medida que solucionasen de una forma poco invasiva problemas estéticos. Mis pacientes sufrían por tener una mirada triste y agotada cuando no había un porqué”, asegura el doctor Antonio Licitra, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, con posgrado en Medicina Estética y director médico de los Centros Med-Estetic. La mirada es el espejo del alma, reza el dicho, y puede que sea verdad, pero la piel circundante es la gran delatora del paso del tiempo o estilos de vida poco ortodoxos. O, como dice el doctor Licitra, por la bendita genética que no siempre es benévola. Pero no todo iban a ser malas noticias: “La flacidez y las arrugas en la zona periorbital son más tardías en los hombres debido al grosor de su piel. Podríamos decir que es más resistente al paso del tiempo. Las bolsas ligeras necesitan menor cantidad de ácido hialurónico ya que, debido al grosor de la piel masculina, el tratamiento es muy agradecido en esta zona”. Eso se traduce en menos sesiones y mejores resultados.

Bien. Vayamos por partes. ¿Tu problema son las ojeras y mirada cansada? Tú lo que necesitas es un efecto lifting con un cóctel personalizado de activos, un tratamiento denominado Bioface (una sesión, efectos duraderos durante un año, 400 €/sesión), diseñado a medida según las necesidades de cada uno. Es una técnica muy precisa, casi alta costura facial, que despierta la mirada en tiempo récord. Pero si tu problema está en el párpado superior y no quieres recurrir a la blefaroplastia (procedimiento quirúrgico que consiste en extraer grasa, exceso de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores), hasta ahora el único procedimiento estético capaz de solucionar este inestetismo, lo tuyo es la plasma-frecuencia, una técnica poco invasiva de recuperación del párpado (tanto superior como inferior) mediante una tecnología de termorreducción que genera un flujo de electrones que conectan con la piel produciendo una especie de encogimiento (una sola sesión, 750 €). Se realiza con un equipo cuyo cabezal se acerca a la piel a una distancia milimétrica (no llega a tocarla), y los efectos secundarios son un pequeño enrojecimiento y oscurecimiento de la zona que durará muy pocos días. Pero el resultado merecerá la pena... El doctor Licitra es pionero en este método, y aclara: “Los hombres es a partir de los 55 años cuando más solicitan tratamientos de mayor profundidad como la plasma-frecuencia, ya que es a estad edad cuando suelen aparecer los primeros signos de flacidez y pérdida de armonía en la mirada. Es muy importante saber cuándo hay que realizar cirugía o limitarnos a tratamientos no invasivos. La opción quirúrgica sería necesaria si la bolsa grasa supera más de 2 mm el borde de la córnea ocular si el hombre se sitúa de perfil”. 

Pero si son las ojeras tu talón de Aquiles, tu caballo de batalla, tu quebradero de cabeza constante que no te deja vivir en ti, entonces Teosyal Redensity es lo que necesitas, según nos explica Licitra, un ácido hialurónico ultraligero (reticulado, que ofrece mayor duración de los efectos; y no reticulado, de menor peso molecular y mayor penetración) y otros componentes presentes de forma natural en la piel implicados en la redensificación de la dermis. Es el único material autorizado y exclusivo para tratar la delicada zona del contorno de ojos y corregir tanto pigmentaciones oscuras como finas líneas y patas de gallo. Es idóneo para solucionar ciertos inestetismos como la apariencia de ojos hundidos, y es el tratamiento perfecto para quienes busquen soluciones rápidas, visibles y sin efectos secundarios (no necesita la aplicación de anestesia y la probabilidad de que salgan hematomas es mínima). Se requieren dos sesiones (650 €/precio total) y es, con un alto grado de probabilidad, una de las mejores alternativas para refrescar y rejuvenecer el aspecto de la mirada.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas