Hommes

¡Todos a hidratarse!

Que llevemos una dieta equilibrada, que durmamos un determinado número de horas o que hagamos ejercicio al menos 1 hora al día son consejos que se nos han estado dando durante mucho tiempo y parece que hemos aceptado.
Reading time 2 minutes

Que llevemos una dieta equilibrada, que durmamos un determinado número de horas o que hagamos ejercicio al menos 1 hora al día son consejos que se nos han estado dando durante mucho tiempo y parece que hemos aceptado. Hay uno que se nos resiste: beber agua. Tan importante como el llevar una vida sana, alejada de cualquier vicio que hayamos podido tener y deberíamos eliminar de nuestra rutina, es el hidratarse a base de agua. Nutriente esencial para nuestro metabolismo y para cualquier tipo de proceso biológico que se pueda producir. Líquido que no solo transporta nutrientes y equilibra la temperatura corporal sino que elimina cualquier tipo de sustancia que se debe desechar. Y es que según la European Food Safety Authority (EFSA) serían necesarios de 2 a 2,5 litros de agua al día para cumplir los niveles adecuados.  Cantidad necesaria para no caer en la deshidratación, evitando el desequilibrio de los electrolitos o sales minerales que necesita nuestro organismo para seguir operando sin problema. Una deshidratación que no mucha gente ve como problema, minimizando su atención al respecto, sin caer en la cuenta que de acuerdo con el tipo de vida frenético que llevamos y la necesidad de plena adaptación de nuestro cuerpo al desgaste al que le sometemos diariamente, podría llevarnos a adquirir problemas en el intestino, riñón o incluso de metabolismo, alterando el rendimiento físico y cognitivo, así como posibles daños en la piel. Demos, por tanto, la importancia que tiene el beber (agua) de manera constante y hagámonos eco de las palabras del presidente de la Fundación Española de Nutrición, Gregorio Varela-Moreiras, que afirma que es imposible una alimentación saludable sin una adecuada hidratación, instando a que los niveles de agua en cuerpo (que no deberían bajar del 60%) debían ser mejor controlados. Mens sana in corpore sano (y bien regado).  

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas