Hommes

¿Problemas con tus joyas de la corona?

Son muchas las cosas que al hombre cosmopolita le preocupan, una vez que entra en el cuarto de baño.
Reading time 2 minutes

Son muchas las cosas que al hombre cosmopolita le preocupan, una vez que entra en el cuarto de baño. Cuidados que ha desarrollado a lo largo de los años y que dadas las últimas tecnologías en belleza masculina, tratan aquella cuestión que pretende mejorar, resaltan aquello de lo que quieren sacar partido y eliminan aquel síntoma que le impide lucir impecable en su próxima cita. Temas que quedan a un lado si tienen que ver con sus joyas de la corona, sus testículos, y cualquier anomalía que a lo largo del tiempo pueda suceder ahí abajo, desde pequeñas inflamaciones, a varicoceles, pasando por cualquier traumatismo o malformación que le acarren dolorosos problemas. El que los testículos sean más o menos grandes o estén situados más arriba o más abajo, no parece ser el principal caso de preocupación masculina, no así los varicoceles que afectan al 17% de la población y de los cuáles solo en un 4% de los casos deben ser atendidos quirúrgicamente al doler y presentar torsión o el cáncer de testículo que representa entre el 1% y 1,5% de los tumores que pueden darse en el organismo masculino y que se descubre al verse endurecida la zona o cuando aumenta de tamaño. Lo idóneo ante cualquier irregularidad o anomalía es que se diagnostique mediante una exploración física, ecografía de la zona o analítica que nos ofrezca resultados y sobre los que puedan los especialistas trabajar. Una labor profesional a la que nosotros podemos ayudar, atendiendo a nuestro cuerpo y estando al tanto de aquellos detalles que según cumplimos años van cambiando, evitando futuras situaciones irreversibles en las que ya sea por dejadez o simplemente por miedo, se compliquen hasta un punto de no retorno, que ni debemos plantear.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas