No habrá salud para los mentirosos - L'Officiel España
Hommes

No habrá salud para los mentirosos

Pues sí, lo que oyes, mentir podría costar la salud a más de uno si lo hacen constantemente y sin ningún miramiento.
Reading time 2 minutes

Pues sí, lo que oyes, mentir podría costar la salud a más de uno si lo hacen constantemente y sin ningún miramiento. Así lo confirma el estudio al que ha llegado la profesora de psicología Anita E. Kelly, de la Universidad de Notre Dame (Indiana) y que ha dado como resultado que el ser una persona honesta podría determinar la buena salud de una persona. Para el estudio se contó con 110 personas a las que se dividió en dos grupos. Mientras que al primer grupo se le aconsejó que redujeran sus mentiras diarias a la mitad, al otro grupo se les dio plena libertad. Al cabo de un par de semanas se observaron absolutas diferencias entre un equipo y otro. Mucho más estrés, dolores de cabeza, intranquilidad, irritación de garganta y una preocupación constante les separaba, por lo que se determinó que la presión de los embustes ejerce psicológicamente sobre la salud del individuo, provocando así una bajada de las defensas y una irritabilidad que podría afectar al organismo. Un ansiedad y sentimiento de culpa provocado por la poca fidelidad a la verdad y a la que el ser humano se ha postulado desde que el griego Herodoto exageró el tamaño de los ejércitos persas para que los griegos se sintieran más héroes y hasta que Lance Armstrong rindiera cuentas ante la verdad, tras sus múltiples engaños al doparse para acumular victorias y negarlo como Pedro lo hiciera tres veces, Richard Nixon en el caso Watergate o Pinocho frente  Geppetto. Y es que ya lo dijo el poeta Alexander Pope: “el que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de la primera”. Tu salud es lo primero.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas