Loewe dice adiós a su tercera generación - L'Officiel España
Hommes

Loewe dice adiós a su tercera generación

Siempre da profunda pena cuando gente valiosa desaparece.
Reading time 2 minutes

Siempre da profunda pena cuando gente valiosa desaparece. Personas que sin ninguna intención de quedar para la posteridad, trabajan incesantemente con la única meta de alcanzar la excelencia y el reconocimiento de su clientela y compañeros de profesión. Y al final, quedan para la posteridad. El fallecimiento de Enrique Loewe Knappe, tercera generación de la firma de moda y marroquinería española, pone nota triste a un segundo día de marzo en el que el lujo llora su pérdida y la profesión aplaude sus logros. Al frente del negocio que heredaría de su abuelo, Enrique Loewe Roessberg, desde 1934, su buena predisposición y hoja de ruta implacable promovieron una expansión nacional e internacional sin precedentes que le llevaría a introducirse en mercados tan complicados como el de Japón. Una labor que desde su sede principal en el número 8 de la Gran Vía, tienda también inaugurada por él, no solo no ofreció esa nota de color, creatividad, modernidad y artesanía que la época necesitaba, sino que siguió construyendo los raíles de una marca que partían del siglo XIX. Un hombre que valiéndose de su sensatez y coherencia, luchó por asentar el lujo en España con mucho trabajo, evitando la rutina y reinventándose a cada paso. Cualidades que permitieron a Loewe ser la casa de modas que es en la actualidad y que pese a haber pasado de manos familiares a otras más empresariales, es decir, al grupo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH) sigue brillando como en los tiempos en que Pérez de Rozas era su diseñador creativo. Una dirección que ahora conduce J.W.Anderson que sigue manteniendo con orgullo el made in Spain de esta firma absolutamente internacional gracias al empeño de Loewe Knappe que con 103 años decidió que era ya hora de ser relevado en el patriarcado. Descanse en paz.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas