¿Es el curry tu remedio contra las agujetas? - L'Officiel España
Hommes

¿Es el curry tu remedio contra las agujetas?

Tan odioso como que el despertador te marque la hora en que debes empezar a correr si quieres llegar al trabajo en hora, es que después de tu rutina deportiva aparezcan las molestas agujetas.
Reading time 2 minutes

Tan odioso como que el despertador te marque la hora en que debes empezar a correr si quieres llegar al trabajo en hora, es que después de tu rutina deportiva aparezcan las molestas agujetas. Un síntoma de no haber estirado bien, antes y después del ejercicio, o de absolutamente haber saltado ese paso, con premeditación y demasiada alevosía. Pese a lo que muchos “entendidos” digan, la aparición de agujetas nada tiene que ver con la aparición de esos cristales de ácido láctico que pinchan el músculo. Las agujetas son una reacción inflamatoria causada por las microlesiones que hemos producido en nuestros tendones y músculos, al haberlos sometido a una intensidad a la que no están acostumbrados. Reacciones que irritan las fibras nerviosas, produciendo dolor y quitándote las ganas de volver a hacer un hueco en tu agenda para entregarte a una nueva y sudada sesión de ejercicio. Como no queremos que pierdas comba en esto de conseguir una buena tonificación y aconsejándote que te olvides del combinado de agua y azúcar, que ya de primeras tiene la batalla perdida frente a las agujetas por ser un simple mito que alguna compañía azucarera se inventó, te revelamos que sí existe una sustancia que puede acabar con esta incomodidad post gimnasio. Hablamos del curry, la mezcla de especias provenientes de la India que tienes en la cocina y que jamás pensaste pudiera ayudar ante semejante problema. Una mezcla que contiene cilantro, comino, alholva y cúrcuma, siendo ésta última la raíz que contiene la curcumina, un fitonutriente antiinflamatorio que al ser tomado, aumenta la regeneración muscular en deportistas. ¿Cómo tomarla, por tanto, sin que te tengas que hacer un pollo al curry? Directamente de la raíz y con un poco de pimienta. Mano de santo.  

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas