Hommes

El placer de lo vetado: la atracción por el whisky

Dicen que lo prohibido despierta el deseo, que desde tiempos remotos el ser humano se ha sentido atraído por aquello que no está al alcance de su mano,  como si eso que no nos está permitido se disfrazase de un halo de atracción irresistible que nos empuja inevitablemente al pecado.
Reading time 2 minutes

Dicen que lo prohibido despierta el deseo, que desde tiempos remotos el ser humano se ha sentido atraído por aquello que no está al alcance de su mano,  como si eso que no nos está permitido se disfrazase de un halo de atracción irresistible que nos empuja inevitablemente al pecado. Nuestra propia condición como seres humanos es la que nos impulsa de forma inexorable a experimentar todo lo que se nos niega porque necesitamos conocer lo desconocido y valorar sus consecuencias, transgrediendo las normas para sentir en primera persona sus efectos. Y es que, cuando a algo se le cuelga el cartel de prohibido, de repente nuestro lado más aventurero se activa para conseguir lo que se acaba de plantear como un reto. Esa ha sido exactamente la sensación que hemos experimentado cuando ha aparecido ante nuestros ojos la nueva botella de Cutty Sark Prohibiton Edition, una propuesta única y exclusiva inspirada en las historias de la Ley Seca, cuando la prohibición de la venta y la distribución de bebidas alcohólicas se instauró para seducir a los más osados a consumir este destilado escocés en tazas para ocultar su delito. Una atractiva botella negra de cristal opaco camufla elegantemente este whisky, que a pesar de su etiqueta en la que se puede leer en mayúsculas "PROHIBITION", parece gritar a voces que la consumas para disfrutar de una manera diferente de este destilado de la rebelión y la alegría, porque ya lo dice nuestra anatomía y no hay nada que nos guste más a los hombres que una dura prohibición y un buen whisky en armonía.      

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas