Billie Holiday reeditada entre viñetas - L'Officiel España
Hommes

Billie Holiday reeditada entre viñetas

Con una voz inigualable y una presencia que transmitía un verdadero soplo de felicidad irrumpía Billie Holiday en cada una de sus actuaciones.
Reading time 2 minutes

Con una voz inigualable y una presencia que transmitía un verdadero soplo de felicidad irrumpía Billie Holiday en cada una de sus actuaciones. Todo hacía olvidarnos que en su infancia había sido una niña violada, inducida a la prostitución más descarnada y una intermitente consumidora de drogas. Su voz era swing y junto a Ella Fitzgerald o Sarah Vaughan conformaron el trío de cantantes que dieron ritmo a unos años 50 en los que los blancos aún perseguían a los negros. En un ambiente tan poco propicio para que una mujer de sus características triunfara, Holiday supo hacer de ella la mejor cantante del siglo, según los críticos, y referencia absoluta para Frank Sinatra. Una influencia que llega hasta nuestros días y que a la hora de hablar de jazz sea totalmente complicado no homenajearla una y otra vez por su leyenda y por una carrera difícilmente superable. Celebrando el nacimiento de su muerte y entre todo el maremágnum de recuerdos, quizá uno de los que más llame la atención es la reedición de Billie Holiday (Salamandra Graphic) el cómic que José Muñoz y Carlos Sampayo le dedicaron en 1991 y cuyas páginas retoman  el mito sumido en unos años 40 y 50, tiempo en que se ganó nuestra admiración, en los que su pasión, los sueños por cumplir, las debilidades y la lucha por aquello en lo que creía hicieron de ella la mujer que fue. Una historia en viñetas donde la poesía nos sacude de principio a fin y donde los sufrimientos de Eleanora Fagan Gough, también conocida como Lady Day, sacaron el coraje con el que su voz la convirtió en la dama negra del jazz, la eterna voz herida que jamás vibró en línea recta. Y si no, escuchen Strange Fruit.

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas