¿Te hace un mordisco de dulce Benedict Cumberbatch? - L'Officiel España
Hommes

¿Te hace un mordisco de dulce Benedict Cumberbatch?

Sea cual sea tu orientación religiosa e incluso a pesar de solo creer en ti mismo y en la madre que te trajo, podemos decir que lo mejor de la Semana Santa son los dulces.
Reading time 2 minutes

Sea cual sea tu orientación religiosa e incluso a pesar de solo creer en ti mismo y en la madre que te trajo, podemos decir que lo mejor de la Semana Santa son los dulces. Pequeñas piezas de glucosa por las nubes con las que se celebra el período religioso y con las que sin duda, los más golosos, deben hacer un alto en el camino en su búsqueda de su six pack perdido. Monas de pascua, torrijas, pestiños, buñuelos rellenos, alpisteras o flores extremeñas se suceden sobre las vitrinas de cualquier pastelería intentando que peques aunque sea por una santa causa. Pero si hay un postre que se lleva la palma no por lo complejo de su elaboración, sino por lo bien que entra, ese es el conejo de chocolate. Una tradición infantil que data del siglo VIII (aunque la creación en chocolate se sitúe en el siglo XIX) y en la que un conejo (ser mitológico) se encargaba de salir de su madriguera el Domingo de Pascua para dejar huevos de colores en todas las casas, recordando que Jesús resucitó. Una bonita historia infantil que vuelve a cobrar sentido cuando nos enteramos que en Brighton este año, esos conejos tendrán la cara del actor Benedict Cumberbatch. Si pensabas que los museos de cera Madame Tussaud repartidos por el mundo eran lo más cerca que podrías estar de tus estrellas, la experta pastelera Jen Lindsey-Clark vende sus Cumberbunnies a 50 libras la unidad. Si hace unos meses veíamos al actor recoger de las manos de Isabel II de Inglaterra su distinción de Comandante del Imperio Británico, en una ceremonia de pompa y boato en Buckingham, el actor que se estrenará el próximo 28 de octubre como Doctor Extraño para Marvel, se convierte así en dulce chocolate al que hincarle el diente. Conejos que encontraremos en formato chocolate con leche, negro y blanco y cuyo lazo alrededor del cuello está realizado con oro de 22 quilates. Una ida de olla demasiado golosa para no querernos llevar a uno de nuestros actores favoritos a casa. Que nos los comamos será cuestión de tiempo. Si quieres hacerte con el tuyo, pincha aquí

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas