La falsificación de Gucci que desearás en 2018 - L'Officiel España
Hommes

La falsificación de Gucci que desearás en 2018

La firma italiana reabrirá el año que viene el taller de Dapper Dan, falsificador oficial de la marca, tras 25 años de clausura del atelier de prendas urbanas más lujosas de momento.
Reading time 2 minutes
La firma italiana reabrirá el año que viene el taller de Dapper Dan, falsificador oficial de la marca, tras 25 años de clausura del atelier de prendas urbanas más lujosas de momento. Todo comenzó en 1982 cuando un joven llamado Daniel Day, o Dapper Dan -así le llamaban-, abre una tienda en Harlem, Nueva York. Un taller cuanto menos peculiar, ya que en él se vendían prendas con los logos de Fendi, Louis Vuitton o Gucci de dudosa procedencia. Estas prendas mezclaban logos de las firmas más lujosas del momento con estampados de cocodrilo o pitón, dando lugar a ropa con un estilo propio que, consiguió llegar al hip hop estadounidense. La tienda que tuvo un éxito arrollador, estaba abierta 24h al día, los siete días de la semana, para atender toda su demanda. Sin embargo, las grandes marcas se dieron cuenta de este negocio encubierto, obligando a Dan a cerrar su tienda una década después de su apertura. Lo que Dapper no se imaginaba es que ya había hecho historia, había elevado las falsificaciones a la categoría de arte, la gente no anhelaba estos logos, sino la combinación de logo y diseño que ofrecían en aquel taller de Harlem. Y es que, desde hace unos años, la moda vintage es el último grito, y Alessandro Michele, director creativo de Gucci, lo sabe. Por eso, este último año ha lanzado una cazadora vintage en la que sus enormes mangas lucen el logo de Dan, en homenaje a la casa de imitación que revoluciono el lujo urbano. Hoy Dan es el protagonista indudable de la colección Men’s Tailoring de Gucci, todo un homenaje que, en otoño de 2018, tendrá sus frutos con la próxima colección cápsula Gucci x Dapper Dan. Además de la reapertura del taller de Dan que, con la ayuda de Gucci, podrá reproducir las prendas de la firma florentina, pero esta vez con materias primas, tejidos y bordados cedidos directamente por la misma. La tienda se situará en Lenox Avenue en Harlem, un local muy cercano al del negocio original y en él se realizarán piezas exclusivas confeccionadas a medida. La unión hace la fuerza y Gucci ha sabido adaptar su colección al movimiento social en el que nos encontramos, una falsificación que ahora posee su propio certificado de autenticidad.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas