Antes de las 12 - L'Officiel España
Celebrities

Antes de las 12

Stuart Weitzman lleva más de 30 años al frente de su compañía homónima.
Reading time 4 minutes
Stuart Weitzman lleva más de 30 años al frente de su compañía homónima. Los zapatos son su pasión, su etiqueta de lujo llega a marcar varios de los más caros del mundo. Es un hada madrina de la moda del calzado. Stuart Weitzman tiene más de 30 años en el negocio de la zapatería. Su nombre es de esos que todos conocen, puedan o no comprar sus zapatos. Weitzman es un creador inventivo, arriesgado... materiales extraños (o muy costosos) hacen que algunos de sus zapatos merezcan pertenecer más a coleccionistas o museos que a los pies de alguna bella jovencita. La imaginación de Stuart no tiene límites, no es casual que en las listas de los zapatos más caros del mundo quien cuente con más puestos asegurados (con zapatos como los Marilyn Monroe o la serie de stilletos elaborados con piedras preciosas: rubíes, diamantes o tanzanita) en las listas del calzado más caro del mundo. Las fábricas de los zapatos Stuart Weitzman están en España, donde han estado desde hace décadas y de donde Stuart no tiene intención de moverlas. Puede que hacer lo mismo durante tantos años pueda resultarle a otros cansado o repetitivo, no a Stuart. 30 años no son capaces de adormecer sus ideas o cambiar sus hábitos.   Ha estado toda la vida al frente de su propia compañía. ¿Cómo lo hace? ¿Cómo se encuentran nuevas formas de hacer el trabajo? Cuando una compañía es tu propia creación y el ADN de su diseño es tu propia firma es normal, incluso inspirador, quedarte en ella y siempre intentar moverte hacia adelante. Y en cuanto a las nuevas maneras de hacer el trabajo... no las necesito, no realmente. Simplemente se trata de mejorar lo que sabes que funciona y lo que es verdad.   ¿Qué hace que sus zapatos seduzcan a las mujeres? No puedo expresarlo mejor que Marilyn Monroe cuando explicó por qué un par de zapatos fabulosos es capaz de seducir a una mujer. “Dale a una mujer el par de zapatos correcto y podrá conquistar el mundo”.   ¿Qué debe tener el zapato perfecto? El único zapato perfecto es el que tienes que tener, sin importar la lógica. Te despierta cosas, te llama de una forma que solo se satisface cuando los llevas puestos.   ¿Cuál es su diseño favorito de un zapato? A pesar de que tengan un tamaño reducido, un zapato o una bota tienen infinitas posibilidades de cambio: el color, el tacón, la forma de la punta, la silueta, bota versus zapato, sandalia versus tacón, sí a la plataforma, no a la plataforma y así se puede seguir y seguir y seguir...   ¿Qué puede ser nuevo en el mundo de los zapatos? ¿Hacia dónde va la evolución? De momento adoro las botas sexies, las que provocan miradas y acarician el muslo.   ¿Cómo definiría la evolución de su compañía desde los años setenta? Nuestra compañía se ha convertido en una que ofrece un estilo de vida relacionado con la zapatería. Comenzó como algo funcional, pero ahora es moda. Y también está el hecho de que con el tiempo nos han reconocido como una marca de lujo.   Sus fábricas están en España. ¿Qué significa este país para usted? España es mi segundo hogar y no podía haber elegido uno mejor.   ¿Por qué mantener la fabricación en España? La experiencia y colaboración que encontramos en las fábricas que tenemos en España no es fácil –es casi imposible– de encontrar en otra parte.   ¿Cómo se adaptó la compañía a la crisis europea y, en particular, a la española? Como somos una marca global y vendemos en todo el mundo la palabra crisis no ha significado un golpe importante a nuestro crecimiento.   Cuáles son sus planes de negocio para los siguientes cinco años? Espero que en cinco años Stuart Weitzman siga siendo una marca líder en el mundo del lujo.   ¿Tiene alguna desventaja que sus diseños tengan tanta clientela famosa? ¿O solo ventajas? Ser el zapato de elección de tantas famosas siempre, siempre, ha sido positivo.   ¿El diseño de calzado pasará alguna vez de moda? ¿Es un negocio seguro o arriesgado? Los zapatos nunca dejan de estar de moda, pero mientras más controle la moda de prendas el mercado mayor es el riesgo que corremos. Artículo publicado originalmente en número 5 de L'Officiel España

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas