Belleza

Yoga facial, el mejor método antiedad hasta la fecha

¿Y si te dijeran… Que ejercitando los músculos de la cara podrías conseguir realzar cada uno de sus centímetros?
Reading time 2 minutes

¿Y si te dijeran… Que ejercitando los músculos de la cara podrías conseguir realzar cada uno de sus centímetros? Creo que ante esa frase, nadie se para a replantearse la cantidad de tiempo y dinero que ahorraríamos en cirugías, cremas y productos de belleza de todo tipo. Hemos oído “Yoga Facial” y nos hemos puesto a elucubrar. ¿Qué es? ¿Cómo se hace? ¿Qué beneficios tiene?

Si lo practicas para mantener tu cuerpo a raya, ¿no debería ser igual con las facciones de tu cara? Y es que, aunque nos parezca mentira, nuestro rostro posee ni más, ni menos que 57 músculos que se esconden bajo la piel y pasan desapercibidos. Músculos que, ante todo, nos sirven para ayudar a darle expresividad a nuestros sentimientos y emociones reflejados en gestos, ya sean de felicidad o de enfado.

Para ello, según cuentan los expertos, no se necesita nada más que tiempo. Tiempo que dedicarte a ti misma, a tu bienestar. Unos minutos diarios que debes tomar como rutina cada mañana  y en los que debes masajear la cara siguiendo una serie de pasos, a fin de que el ejercicio sea lo más efectivo posible.

Así, recientes estudios han demostrado la efectividad de una nueva disciplina conocida como “Yoga facial” para mantener tonificados los músculos del rostro y, por ende, evitar el descuelgue de la piel de la cara que se acentúa con el paso de los años.

Una técnica que lleva siglos practicándose en todo el mundo y que consiste en realizar una serie de ejercicios que nos ayudan a estimular la microcirculación y la elasticidad de la dermis. Esto se traduce en un chute de energía para las células y la reactivación de la sangre y que tiene como resultado una mejora más que notable en cada centímetro de la piel.

Además, lejos de lo que cabe pensar, no es un ejercicio que esté recomendado para una edad específica, pues puede hacerlo quien quiera. Mujeres de 20 años que quieran comenzar a cuidarse, de 30 o de 40, una edad más avanzada a la que este tipo de cuidados le vienen

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas