Liliane Bettencourt: ella sí que valía - L'Officiel España
Belleza

Liliane Bettencourt: ella sí que valía

Liliane Bettercourt, la mujer más rica del mundo por ser la heredera del imperio L’Oréal murió ayer a las 94 años, tras más de diez años de dura enfermedad.
Reading time 2 minutes

Liliane Bettercourt, la mujer más rica del mundo por ser la heredera del imperio L’Oréal murió ayer a las 94 años, tras más de diez años de dura enfermedad. Y lo hizo en paz.

Se ha ido en paz, aunque no tan en paz vivió los últimos años de su vida la que fuera heredera de este imperio cosmético, debido, principalmente, a una amplio dossier de escándalos judiciales. Ahora todo ha acabado y su propia familia ha querido poner en conocimiento público que la rica heredera se ha ido en paz, rodeada de sus más allegados y bajo sus más estrictos deseos.

Con esta desaparición el París de 1922 se queda un poco más huérfano al tener que despedir a su mujer más triunfadora, ya que supo reinventarse tras cada golpe de su vida. Sin madre y con un padre que modeló su educación hacia el negocio familiar, la tan conocida firma de cosmética y belleza L’Oréal, Liliane aprendió muy de cerca –y desde muy abajo- la importancia de la constancia y la entrega, el trabajo duro y la constante formación, tanto académica como cultural.

Así vivió, siempre apegada a sus raíces, y sus raíces están ancladas en esta firma que, desde que su padre, Eugène Schueller, comenzara, su gama de productos han servido a una mujer sencilla, divertida y actualizada. Una definición que vale tanto para definir L’Oréal como para definir a la mujer que siempre ha estado detrás.

Heredó una fortuna que llevó a sus familiares a enemistarse entre ellos, pero, sobre todo, Liliane heredó clase, savoir faire, una vista de lince para los negocios y un dominio químico de la cosmética que pocas personas más podrán poseer. Por supuesto, todo gracias a su padre.

L’Oréal siempre ha sabido valorar a la mujer con productos pensados por y para ella. Una mujer inteligente y poderosa que a la que diariamente se le recuerda que es ella quien elige su belleza y no al revés. Simplemente porque ella lo vale.

Pero hoy cambiamos los roles y somos nosotras, su público, la que queremos recordar que ella, Liliane, sí que valía.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas