Así se adapta la industria de la belleza a las redes sociales - L'Officiel España
Belleza

Así se adapta la industria de la belleza a las redes sociales

Polvos con el efecto de un filtro de Instagram, una mascarilla con glitter, el valor de Pat McGrath y otras historias beauty de éxito.
Reading time 6 minutes
¿Por qué es el momento de hablar de este tema?

Las nuevas realidades del negocio de la belleza requieren nuevas formas de hablar con el público: la publicidad tradicional en una revista de moda todavía funciona, pero la cantidad de suscriptores de las  vlogger  de YouTube más populares es muy superior a la circulación del papel cuché. Así que  cada vez más marcas emplean sus presupuestos  no solo en la prensa clásica, sino también en influencers. El hecho de que un bloguero pueda multiplicar ventas de una marca de cosméticos ya no es noticia. Son nuevas superestrellas, y no es sorprendente que cada vez más personas quieran convertirse en ellos. Según los resultados de una encuesta realizada en 2017, por ejemplo, uno de cada tres jóvebes británicos de edades comprendidas entre los 6 y 17 años quiere "trabajar como blogger de YouTube".

Y la industria de la belleza está lista para ayudarlos en esto: las marcas cooperan voluntariamente con los servicios que actúan como intermediarios entre el departamento de relaciones públicas y los blogueros principiantes, y están lanzando más y más cosméticos instagromoemkuyu para ayudar a sus clientes a obtener más "me gusta". Debido a que husky bajo el cargo de un hombre con incluso treinta suscriptores también importa, si en este post elogió su producto.

Te contamos cómo las marcas de cosméticos acuden a los bloggers y modifican su comportamiento en las redes sociales para ellos.

Crema tonal para la selfie perfecta

Los primeros productos de maquillaje para enfrentarse a la cámara comenzaron a aparecer en el mercado hace mucho tiempo y se posicionaron inicialmente como cosméticos para grabación y alfombra roja: se trataba de cubrir como una máscara, y brillaban en la foto gracias a las partículas reflectantes. Con el tiempo, los teléfonos con  cámara frontal se volvieron más accesibles y todos querían verse inmaculados ante ellas. Entonces ese primer efecto se volvió interesante no solo para los maquilladores, y muchas marcas comenzaron a incluirlos en su oferta. Por ejemplo, Photoready, de Revlon, fue muy apreciado por los bloggers, y en un momento su versión original fue muy popular (ahora se produce con una nueva fórmula).

 

Los cosméticos de la nueva generación tienen otros efectos especiales: "difuminan" la tez, haciendo que los poros y las arrugas finas se noten menos, como si aplicaras un filtro a la cara. Por ejemplo, Sephora tiene unos polvos que puedes probar en la mano tienda y no ver la magia, pero aplicados en la cara y ante la prueba de la foto... entenderás por qué el mundo se vuelve loco (¡Casi 3.000 reseñas en sephora. com!).

Laik de Pat McGrath

Ahora se presta también más atención a la comunicación entre la marca y sus clientes. Con el desarrollo de las redes sociales, las firmas se han acercado mucho más a su audiencia, y hoy solo necesitas etiquetar alguna en una publicación de Instagram para que su equipo lo sepa y reaccione, por ejemplo, con un comentario. Así, la atención inicial de una profesional como Pat McGrath no solo aumenta la autoestima, sino que aumenta su autoridad para los clientes.

Esa misma técnica es utilizada por Fenty Beauty ( Rihanna), Kylie Cosmetics ( Kylie Jenner), KKW beauty ( Kim Kardashian) entre otras.

Instantánea del contenido de la estantería del baño: una nueva naturaleza muerta

Para obtener me gusta no solo de las marcas, sino también de su público, hay que crear contenido llamativo. Bajo el hashtag #shelfie  encontrarás miles de fotos de los contenidos de armarios o estanterías del baño. Un conjunto típico de influencia: bálsamo labial Glossier, Herbivore Botanicals, aceite Rodin Olio Lusso, cualquier cosa de Chanel y, necesariamente, una vela Diptyque (y todos sin duda en tonos rosados). La fotogenicidad de los envases es un aspecto importante para las marcas cuya estrategia de comercialización está ligada al progreso en Instagram. Las marcas ya no solo envían a los influencers el producto, sino también un entorno de fotógrafos y atrezo: flores, postres, tarjetas postales... Todo suma.

Cosméticos para 'like' y las visualizaciones

Por la recompensa que supone compartir, celebrities e influencers están más dispuestos a mostrar los medios que usan en el proceso de aplicación: Rihanna lo hizo con una brocha y brillante aceite Fenty Beauty y Drew Barrymore no duda en subir una foto con parches en los ojos. Claro que ya no funcionan las clásicas cremas o mascarillas: tienen que tener glitter, ser negras como el carbón o convertirte durante 15 minutos en un oso panda. La última tendencia son precisamente los destellos: además de las mascarillas faciales, brillan los exfoliantes y los protectores solares.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas