Art

Exposición efímera de Elvira Solana en la calle Bailén

La arquitecta y muralista madrileña ha inaugurado los trampantojos con los que ha intervenido una vivienda del Madrid de los Austrias y que desaparecerán en un mes
Reading time 3 minutes

Elvira Solana va a exponer durante un mes la intervención pictórica que ha realizado en una vivienda del Madrid de los Austrias. La muestra, que se inauguró el pasado 4 de julio, muestra la formación académica de la pintora, la arquitectura, profesión que no ejerce desde que decidió dedicar toda su creatividad a la pintura, pero que forma parte absolutamente visible de su trabajo pictórico.

«La pintura ha formado parte de la arquitectura, como otro elemento arquitectónico más, durante casi toda la historia –explica a L’Officiel Art la artista–, pero esa unión se quebró a principios del siglo XX. Con esta obra he querido recuperar, siquiera de forma efímera, esa tradición». Solana se refiere a Estado real, título de la intervención que se va a poder ver, sólo mediante cita concertada a través de su web, en un apartamento de 350 metros cuadrados de la calle Bailén situado junto al Viaducto, que la pintora ha «ampliado», mediante trampantojos, hasta los 10.000 metros cuadrados, con apenas cinco murales acrílicos, que permiten al visitante asomarse a un mundo imaginario que se esconde tras los muros de esta vivienda, un octavo piso situado en un edificio construido por un equipo de arquitectos formado por Fernando Moreno Barberá, Juan Gómez y González de la Buelga y Rafael de la Joya Castro y encabezado por el prestigioso Julio Cano Lasso.

«La arquitectura de la vivienda es con lo que juego para crear la ilusión de que tras muros y columnas se extiende una península en la que, a su vez, he creado nuevos elementos arquitectónicos, como un aviario, por ejemplo, que amplían la enorme superficie de la vivienda hasta los 10.000 metros cuadrados». El estudio pormenorizado del proyecto le ha llevado a Solana cinco meses, tiempo en el que ha llegado, incluso, a «instalarse» en el espacio, durmiendo sobre un colchón situado directamente sobre el suelo de uno de los salones. Parte del proceso ha sido, también, el diseño arquitectónico de una maqueta a escala para situar en su punto exacto todos los elementos que iban a aparecer pintados con pintura acrílica en los trampantojos.

La obra de Elvira Solana apenas va a durar un mes, porque la vivienda va a ser sometida en agosto a una reforma integral, que arrasará con todo lo pintado, que  desaparecerá y sólo quedará en la documentación que va a guardar la artista.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas