Art

El FBI recupera un Chagall robado hace treinta años

por Sonia Sánchez Alba
16.04.2018
Otelo y Desdémona, pintado por el artista francés de origen bielorruso en 1911, fue robado en 1988 del apartamento neoyorquino del joyero Ernest “Pick” Heller

Casi treinta años después de que Otelo y Desdémona, una pintura de Marc Chagall de 1911 perteneciente a un matrimonio de joyeros, fuera robada de su domicilio en Manhattan, la obra ha sido devuelta por el FBI a sus herederos.  La pintura fue recuperada el año pasado después de que un galerista de Washington sospechara de la oferta recibida para hacerse con la citada obra, que no contaba con la documentación que respaldara su autenticidad. El agente especial Marc Hess, uno de los investigadores del FBI especializados en delitos artísticos, informó que la investigación les llevó hasta una casa de Maryland, en Virginia, en cuyo desván había permanecido la pintura durante años oculta en una caja.

Según se ha informado, el propietario de esa vivienda de Maryland había obtenido la pintura a finales de la década de 1980 o principios de la de 1990 del hombre que había robado el Chagall en Nueva York en 1988. El ladrón había sido un trabajador del edificio del Upper East Side en el que vivían Ernest y Rose Heller rodeados de pinturas y esculturas de artistas como Renoir, Picasso, Hopper y Chagall. Varias otras obras de arte más desaparecieron también en el atraco. El agente Hess ha declarado que “una persona que tenía acceso al edificio robaba los apartamentos mientras sus inquilinos estaban fuera”. Poco después, el ladrón se reunió con el hombre de Maryland, que tenía intención de revenderlo a continuación, pero el trato se vino abajo por discrepancias económicas y mantuvo la posesión de la pintura en su desván durante años. Lo volvió a intentar vender, infructuosamente, en varias ocasiones entre 2011 y enero de 2017.

“Las obras de arte bien documentadas y conocidos son muy difíciles de mover una vez robadas –ha asegurado el agente especial Tim Carpenter, del equipo de delitos artísticos del FBI–. Los propietarios de las galerías son nuestra primera línea de defensa para identificar piezas de arte que no tienen la documentación adecuada y avisan las autoridades”.

Los Heller, que han comprado la pintura en los años veinte del siglo pasado, ya han fallecido. La obra, que muestra a Otelo sosteniendo una espada y mirando a su novia, Desdémona, acostada en una cama, fue pintada por Chagall cuando el pintor bielorruso vivía en París. En 1967, la pintura de los Heller se exhibió en el Kunsthaus de Zúrich, en Suiza. El delito por el robo de la obra ha expirado, por lo que no hay cargos pendientes contra la persona que robó al principio de la pintura, ni contra la persona que la guarda, a quien no lo hizo en los registros judiciales. La pintura de Chagall ha sido devuelta a los herederos de los Heller, que planean sacarla a subasta. Las ganancias se reembolsarán a la compañía de seguros que pagó hace años la recuperación del robo.

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas