Moda

Tributo al traje de Bianca Jagger

Antes del episodio del caballo en Studio 54, Bianca Jagger ya era famosa por su sentido del estilo.
Reading time 3 minutes
Antes del episodio del caballo en Studio 54, Bianca Jagger ya era famosa por su sentido del estilo. Rendimos tributo a uno de sus conjuntos más recordados. “Los trajes de pantalón son prácticos, pero sólo son elegantes cuando están bien cortados y los de Yves estaban muy bien cortados”. Con esas palabras Bianca Jagger reconocía tras la muerte de Saint Laurent que ni con todo el estilo del mundo (es decir, el suyo) una mujer es capaz de defender un dos piezas mal confeccionado. Y si lo dice Bianca, que ha lucido mejor que nadie los del color que lleva por nombre, lo mínimo que podemos hacer es tomar nota. Pasa algo cuando una mujer se pone un traje. Se produce en ella un cambio de actitud, como si al hacer suyas dos piezas tradicionalmente asociadas al armario masculino se atreviese a mirar al mundo de otra manera. El efecto se multiplica cuando el traje es blanco. ¿No es irónico? El color más puro e inocente puede conseguir que nos convirtamos en personas llenas de seguridad y confianza. Bianca Jagger llegó de Nicaragua para encarnar esa transformación. Su estilo era rebelde pero elegante, desafiante pero siempre acertado. Recuperando sus declaraciones del principio, cuando hizo mención a lo práctico del traje, Bianca sabía de lo que hablaba porque ha pasado toda su vida poniéndolo a prueba. Fue fotografiada llevando uno en un aeropuerto en 1972 y en 1980 escogió otro modelo para el estreno de una de sus películas. También lo ha lucido durante una tarde de compras con su hija Jade y en un acto benéfico a favor de la lucha contra el sida en los noventa. En 2013 volvió a repetir para la inauguración de la exposición David Bowie Is. Lo ha paseado por París, por Londres y por Nueva York y en ningún momento ha estado fuera de lugar. Si en la lista echas de menos el famoso traje que llevó el día de su boda con Mick Jagger en Saint-Tropez es porque ese nunca existió. Aunque probablemente es el más recordado y comentado de todos los que ha llevado, aquella mañana de 1971 Bianca optó por una falda en lugar de un pantalón. La conclusión inevitable es que el traje blanco es mucho más que práctico: es versátil y es una de las pocas prendas que favorecen a la mujer sea cual sea su edad. También encaja con cualquier tipo de personalidad. ¿Cómo explicar si no que a Bianca Jagger le haya funcionado desde las noches a ritmo de música disco hasta en su etapa como activista y defensora de los derechos animales? Tildarlo de clásico no sólo supondría caer en un tópico, sino también cometer una injusticia. Nos estaríamos quedando cortos porque este dúo, como los grandes iconos de estilo, es inmortal.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas