Entre las dos - L'Officiel España
Moda

Entre las dos

El caso de éxito de Social Zoo, la agencia de marketing de influencers creada por Pernille Teisbæk y Hannah Løffler Schmidt demuestra que detrás de una gran mujer suele haber otra igual de grande.
Reading time 8 minutes

Esta historia comienza con una gran mujer que se hizo todavía más grande gracias la mujer que tenía detrás. A estas alturas de la película, Pernille Teisbæk no necesita presentación. El nombre de pila de esta danesa es una de las marcas más reconocidas (y reconocibles) de Instagram, responsable sin duda del boom de todo lo escandinavo. De hecho, ha publicado un libro al respecto: Dress Scandinavian: Style your Life and Wardrobe the Danish Way (Penguin Random House). La cuestión es que en 2012, cuando comenzaba a dar los primeros pasos con su blog Look de Pernille, conoció a Hannah Løffler Schmidt, nuestra otra protagonista, que trabajaba como productora de televisión. Para quien no lo sepa, es una labor que consiste básicamente en batallar para que todo esté en su sitio cuando encendemos el aparato. La amistad surgió de manera instantánea, pero estas dos mujeres vieron la una en la otra algo más que una amiga: que su destino pasaba por trabajar juntas. Así que Hannah se convirtió en agente de Pernille, y entre las dos dieron con la fórmula de la perfecta influencer

“Nunca he trabajado con nadie con tanta dedicación, motivación y con semejante personalidad energética”, asegura Pernille de su amiga. “Soy adicta al trabajo, por eso conectamos. Me conoce muy bien. Eso ha sido clave para mi trabajo durante años. Confío en ella y respeto lo que dice, así que para mí ha sido fácil y me he sentido segura durante todo este viaje”. Cuando se refiere a ‘viaje’ no solo lo dice por su carrera, en la que ha logrado mantener una integridad de la que pocas influencers pueden presumir (“Es extremadamente entregada y confía en su propia opinión. Eso hace que mi trabajo sea difícil a veces”, confiesa entre risas Hannah, “pero el resultado siempre es mejor cuando dice lo que piensa sobre el estilismo, la estética... Sabe lo que hace visualmente”), sino por Social Zoo, la agencia de representación y marketing de influencers que establecieron juntas en 2015. En ella, Hannah ejerce de directora general (“Tengo muchos papeles. Todavía soy la agente personal de Pernille, por lo que sigo de cerca de su marca. Aparte, básicamente formo parte de todos los proyectos que hacemos y trabajo en el desarrollo estratégico de la compañía de cara al futuro. También tengo toneladas de aburridas tareas administrativas que me quitan mucho tiempo”) y Pernille de directora creativa (“La mayoría es consultoría de marcas para campañas, colaboraciones con influencers internacionales, estilismo y dar a conocer a firmas de Copenhague”), y juntas son parte activa del éxito estrategias de marketing de firmas como Mango o & Other Stories.

 

 

¿Cuándo se les ocurrió la idea de crear Social Zoo? ¿Qué querían aportar al mercado de los influencers?

Teníamos mucha experiencia en trabajar principalmente con clientes internacionales, donde el mercado de los influencers estaba mucho más desarrollado que en Escandinavia. Además, las influencers basadas en Copenhague estaban muy interesadas en el modelo de negocio que las dos habíamos empleado para disparar a Pernille como marca, y cada vez reclamaban más ser representadas por Hannah. Por otro lado, había muchas firmas que querían trabajar con Pernille, pero como su perfil es muy nicho teníamos que rechazar clientes, y nos dimos cuenta de que era una pena. Pensamos que lo más inteligente era trabajar con otras influencers de la industria del estilo de vida y la belleza para conectarlas con esos clientes. También se nos ocurrían ideas constantemente, por lo que necesitábamos trabajar como consultoras. Así fue como surgió Social Zoo en 2015. 

 

¿Cómo definirían el proyecto para alguien que nunca ha escuchado hablar sobre él?

Siempre es complicado hacer entender lo que hacemos a la gente que está fuera de la industria. Así que básicamente nos limitamos a decir que trabajamos de manera profesional con las redes sociales. 

“Como el perfil de Pernille es muy nicho, teníamos que rechazar a muchos clientes. Pensamos que lo más inteligente era conectarlos con otras influencers”

¿Localizan nuevos talentos o trabajan solo con influencers establecidas?

Las dos cosas. Pero en el día a día solo representamos a las que están establecidas. Hemos sido muy selectivas a la hora de elegir, porque necesitamos tener mucha química y entendernos y respetarnos de forma mutua en cuestión de ética del trabajo e ideas. Se podría decir que trabajamos como mánagers de las influencers que representamos, pero también hacemos proyectos en los que desarrollamos estrategias de redes sociales completas para marcas, y en esos casos trabajamos con nuevos talentos o influencers internacionales con el sistema freelance

 

¿Creen que las marcas entienden por fin el papel de las influencers o todavía se ciegan por el número de followers?

La verdad es que mitad y mitad. Muchas están muy familiarizadas con la labor de las influencers o el marketing de influencers, pero también tenemos experiencias con marcas que no tienen una visión desde dentro del negocio. Así que aún dedicamos muchas reuniones a explicar el concepto y el poder del marketing de influencers

 

Las conversaciones sobre el fin del fenómeno son recurrentes en la industria desde hace tiempo. En su opinión, ¿se mantendrá como lo conocemos, cambiará por completo o está destinado a desaparecer en el futuro?

Es complicado. De momento, la tendencia sin duda se mantendrá durante un tiempo. Sobre todo porque los canales de social media siguen desarrollando herramientas que harán que el negocio se dispare y sea todavía más fuerte. Nos mantenemos al tanto de las nuevas tecnologías para trabajar de manera eficiente y seguirle el ritmo siempre. 

 

De acuerdo a su experiencia, ¿cuál es el mayor malentendido sobre el mundo de las influencers de moda?

Que las influencers profesionales solo suben cosas porque una firma les paga por ello. En ocasiones puede ser cierto, pero no en nuestro caso. Nuestra experiencia es que las verdaderas profesionales trabajan duro para mantener su credibilidad en todo lo que hacen. De otra forma, sus marcas personales se desmoronarían en segundos. 

“Muchas marcas están familiarizadas con la labor de las influencers, pero aún dedicamos muchas reuniones a explicar el concepto y el marketing de influencia”

La moda es uno de los pocos ámbitos en los que las mujeres tienen un papel predominante, aunque eso deja de ser así cuando miramos a los puestos de poder de la industria. ¿Alguna vez han sentido que se les complicaban las cosas por ser mujeres emprendedoras?

No, para nada. De hecho, hemos sentido lo contrario. Nos parece que la gente tiene un enorme respeto por nuestra manera de llevar el negocio. Sobre todo porque este negocio está dominado por las mujeres. 

 

¿Qué habilidad creen que ha sido más determinantes para su éxito?

Siempre prestamos atención a nuestras corazonadas. 

 

¿Cuál ha sido el mayor desafío hasta el momento? 

El balance entre la enorme motivación que sentimos por nuestras carreras y la maternidad. Es un equilibrio complicado, pero entendemos las necesidades de los dos aspectos y hacemos todo lo posible por estar presentes en ambos. 

 

Si avanzásemos diez años en el tiempo, ¿qué esperan haber conseguido con Social Zoo?

Ya podemos estar orgullosas de ser una de las primeras compañías en trabajar a nivel internacional con influencers y hacer marketing de influencers de Escandinavia, y nos hace felices saber que podemos darla a conocer tanto como zona como a sus firmas de moda. Es alucinante pensar en cómo se ha desarrollado en los últimos seis años. Tres años después de crear Social Zoo añadimos otra socia, Barbara, y trabajamos de manera orgánica para crecer siendo muy selectivas con los proyectos y clientes que elegimos. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas