El minimalismo te convierte en una persona más positiva - L'Officiel España
Lifestyle

El minimalismo te convierte en una persona más positiva

Te pasas la vida trabajando, lo sabemos.
Reading time 2 minutes
Te pasas la vida trabajando, lo sabemos. ¿Trabajar para qué? Para comprarte una casa, decorarla y, ya de paso, vivir a gusto. Haces de ella tu templo del descanso y la vida eterna. Pero, ¿y si te dijésemos que todos los bienes que acumulas, no hacen más que fomentar tu negatividad? Vivir con menos es bien. Algo así es lo que podríamos poner como texto en nuestras redes sociales, acompañando a una fotografía en la que un espacio diáfano, con pocos elementos decorativos y mucho amor, recrea un ambiente. Tu ambiente. Es lo que se suele poner, ¿no? No es una broma que queramos gastar, ahora que el día de los Santos Inocentes se acerca, no. Es una realidad, como la vida misma. Y es que según un estudio realizado recientemente en UCLA (Estados Unidos), queda demostrado que apegarse a demasiados bienes materiales puede, no solo hacernos más infelices, sino también aumentar nuestros niveles de negatividad. Dicho estudio ha sentado las bases de algo nuevo, muy nuevo. Ha roto los esquemas de todo cuanto conocíamos, y nosotras que pensábamos que las cosas nos daban, al menos, algo de felicidad… Pues no. Tal y como explican los expertos, el cerebro que se enfrenta a una sobreestimulación visual (debido al exceso de objetos en una habitación), puede sobrecargar los niveles de estrés. Y esto, claramente, afecta a tu estado de ánimo. Igualmente, otra investigación realizada por el departamento de Neurociencia de la Universidad de Princeton, amplía la información, añadiendo la teoría que explica que una vida (y espacio, claro) sencilla fomenta, no solo la concentración, sino la capacidad de ordenar otros conceptos como son la toma de ciertas decisiones, como las relaciones, las actividades que realizamos e incluso el camino profesional que escogemos. En definitiva, la ciencia ha demostrado que todo aquello que llevas años coleccionando (sin rallar en el límite de lo que consideramos, a modo de broma, como Diógenes) no te sirve para nada. Es más, te hace más mal que bien. Estás tardando en ordenar tu habitación, tu piso o tu despacho para, con ello, ponerte las pilas con el positivismo, ¡es el momento idóneo para ello! Ya se sabe, para vivir feliz, cuanto menos, mejor.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas