Belleza

Embarazo y cuidado de la piel: ¿Qué es seguro durante el embarazo?

Los expertos eliminan todas las dudas sobre el cuidado de la piel del rostro y el cuerpo durante el embarazo.
Reading time 6 minutes

El período de embarazo trae una serie de cambios en el cuerpo de la mujer que, eventualmente, también pueden significar la aparición de algunos problemas en la piel, como la aparición de acné y melasma. Si bien mantener la rutina habitual de cuidado de la piel parece ser la solución ideal para obtener buenos resultados, en lo que respecta al embarazo y al cuidado de la piel, hay una serie de precauciones que se deben tomar para evitar causar problemas a la madre y al feto. A continuación, consulte las preguntas más comunes entre las mujeres embarazadas y descubre qué se puede usar y qué se debe evitar durante el embarazo.

¿Qué no se puede usar en la piel?

El embarazo es una fase de cambios importantes en el cuerpo de la mujer y la formación del bebé, por lo que algunos ingredientes no son seguros de usar durante esta fase. Entre ellos se encuentra el cloruro de aluminio hexahidratado, presente en antitranspirantes y parabenos.

 

En realidad, otros ingredientes están prohibidos para las mujeres embarazadas porque presentan riesgos para el desarrollo del feto. Según la Dra. Roberta Zaffari Townsend, Dermatóloga Graduada con Honores Académicos, son:

  • Ácido salicílico, en una concentración superior al 2%, que se usa comúnmente para tratar el acné.

  • Urea - utilizada para el cuidado de la piel seca - por encima del 3%

  • Retinoides, utilizados en productos dermatológicos con el objetivo de regenerar y rejuvenecer la piel.

 

 

¿Qué es seguro?

Entre las sustancias seguras para las embarazadas se encuentran los aceites como el coco, las almendras, la semilla de uva y la manteca de karité, que aumentan la elasticidad de la piel y ayudan a combatir las estrías.

 

Ácido láctico, que aporta hidratación, rejuvenece y aclara la piel; ácido azelaico recomendado para el cuidado de la rosácea, la hiperpigmentación y el acné; y también se pueden utilizar cremas hidratantes que contienen elastina y colágeno.

 

¿Cómo tratar el acné?

Los fuertes cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden provocar la aparición de acné, pero ¿cómo combatir este problema? La Dra. Roberta suele apostar por la unión de ácidos ligeros como el glicólico y el azelaico. Se indican fórmulas con el uso de estos ingredientes para encontrar la composición ideal para cada caso.

¿Es posible utilizar botox?

La Dra. Roberta revela que durante el embarazo no está indicado el uso de toxina botulínica, mientras que en la lactancia el uso de este producto es controvertido y debe ser discutido con el dermatólogo.

 

Esto se debe a que existen estudios que demuestran que la dosis utilizada con fines estéticos tiene una eliminación mínima en la leche materna, lo que justificaría su uso para tal fin. La Sociedad Brasileña de Pediatría también está posicionada para interpretar que el riesgo para el bebé es mínimo.

 

Así, lo ideal es buscar un profesional que tenga la indicación adecuada sobre este tipo de tratamiento.

 

¿Cómo prevenir el desarrollo del melasma?

La aparición de melasma es una de las quejas recurrentes entre las mujeres embarazadas, que se produce por el aumento de producción de melanina en la piel como consecuencia de los cambios hormonales. Para cuidarse, el consejo principal es utilizar bloqueador solar con factor de protección igual o superior a 30, con el fin de evitar o intentar paliar el trastorno de la pigmentación.

 

Tenga en cuenta que es importante comprender la composición del protector solar. Busque productos que tengan componentes minerales en la composición, como óxido de zinc y dióxido de titanio.

 

Deben evitarse los protectores solares químicos dada la capacidad de absorción de la piel, que puede afectar al feto. Los minerales tienden a ofrecer una mayor protección y causar menos irritación de la piel.

 

Si el melasma ya está en evidencia, ¿cómo tratarlo?

Según la Dra. Roberta, los mejores activos para el tratamiento del melasma en mujeres embarazadas son el ácido glicólico, el ácido azelaico y la vitamina C. Estos productos son capaces de ayudar a aclarar la piel y, en consecuencia, aliviar las manchas provocadas por la hiperpigmentación.

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas