La ética y el estilo - L'Officiel España
Woman

La ética y el estilo

Frente a la voracidad del consumismo, comienzan a delinearse nuevos hábitos en el vestir. No cabe la indiferencia; en la etiqueta se busca saber quién realizó la prenda y cómo fue realizada. Una de las opciones para transitar el consumo responsable son las boutiques especializadas en vintage. Del pasado al presente, un ejercicio en el tiempo.
Reading time 7 minutes

Fotografía: brazalete Chaine d'Ancre 1956 - Hermès

En el segundo episodio de Girlboss, la protagonista tiene una idea que se transforma en un negocio rentable. Sophia asiste a los remates para dar con prendas antiguas de colección y luego venderlas online. La serie expone la historia real de la empresaria Amoroso y la construcción de su emporio. La escena de los tiempos que corren.  

Históricamente la moda vuelve sobre sí misma y en tiempos de storytelling esa revisión se amplifica. Alessandro Michele marca el hype en Gucci, esa nostalgia barroca que se reproduce en las cuentas de Instagram y genera dividendos. El diseñador italiano estuvo a cargo de accesorios hasta 2015, cuando sucedió a Frida Giannini en la dirección creativa. De inmediato citó los años 70, mezcló data y ahora todos hablan de Gucci. Todos quieren ser Gucci. Pero no es la única nostalgia latente. Martin Margiela es uno de los diseñadores más referenciado. Este año, dos exhibiciones en París (en el Museo de las Artes Decorativas y en el Palais Galliera) subrayaron sus virtudes. A modo de herencia, Vetements remite a casas reconocidas y cruza esa información con lo que sucede en las calles. El grupo de diseño colectivo liderado por Demna Gvasalia (que trabajó en Margiela) toma ideas previas y las superpone. En paralelo, el diseñador georgiano investiga los archivos Balenciaga, donde es director creativo desde 2015. La añoranza no solo está en la pasarela.

El término vintage señala productos que se han conservado en el tiempo y son valorados por su realización. No hablamos de objetos de segunda mano, descartados por alguna imperfección o acumulados en el tiempo. Nada de eso. Las boutiques se encargan de dar con prendas y accesorios de diseñadores que se encuentran en perfecto estado y tienen un valor diferencial. No se abona solo la etiqueta, sino la calidad certificada.

Su cotización aumenta en comparación con la actual producción masiva. El fast fashion acostumbrado a atiborrar las vidrieras con novedades descartables comienza a sentir la presión de reconvertirse: H&M con su línea Conscious e incluso con sus marcas alternativas como Arket, COS y & Other Stories. En febrero, en Londres, la firma Vetements realizó en las vidrieras de Harrods una afirmación al respecto: apiló las prendas de cuatro mil empleados de la tienda para generar una imagen potente. Apenas terminó la acción, fueron remitidas a NSPCC, una organización para niños. Responsabilidad social, opciones sostenibles, conceptos que se imponen.

A través del espejo

Rastrear prendas implica intuición y un ejercicio de estilo: hay que saber buscar, entender qué necesitamos, valorar los oficios y preferir el consumo responsable. Volver hacia atrás y comprar lo justo.

En París, el vintage tiene tradición. En las galerías alrededor de los jardines del Palais Royal, se encuentra Didier Ludot, tienda ícono, con la curaduría exquisita para dar con tesoros inimaginables. En Les 3 Marches, Catherine B se especializa en Chanel y Hermès. Ella describe su rutina de búsquedas y hallazgos en @les3marchedecatherineb, su cuenta de Instagram. El recorrido puede llevarnos también a Quidam de Revel (tienda y showroom), La Mode Vintage (venta online), Gauthier Borsarello y Anouschka, con cita previa. Boutiques que cuentan con prendas de los más reconocidos couturiers y accesorios de las principales casas. ¿Una idea de precios? Quién navega http://www.la-mode-vintage.com puede dar con un par de aros  dorados Chanel de los años 70 en buen estado por 290,00 €. Hay sitios webs especializados como Vestiaire Collective, Grailed y Collector Square ideales para la caza del tesoro.

En Buenos Aires, BoyCapel, La Percalina, Bimba y el Almacén de Lulú escriben sus páginas especializadas. “Nuestras clientas tienen entre 20 y 70 años, abarcamos un rango de edad muy amplio. El vintage está de moda porque la gente está en busca de lo diferente, quiere encontrar algo único que nadie tenga y que se encuentre confeccionado de una manera suprema. Cuando entras a un vintage, entras en una especie de búsqueda del tesoro” señala Vanesa Dursi, una de las socias de BoyCapel, ubicada en Montevideo 1784. La tienda se especializa en la venta de prendas y accesorios de marcas de lujo como Chanel, Gucci, Saint Laurent, Prada, Miu Miu, Givenchy, Lanvin, Pucci y Celine, entre otras. Las dueñas son tres mujeres que llevan adelante la selección de productos de las últimas colecciones internacionales como piezas vintage. Es posible encontrar tanto pañuelos Hermès desde 4000 pesos como carteras de Louis Vuitton desde 7000 pesos.

“Hoy en día el vintage está más presente en Argentina, en el mundo hace años que es una opción, no sé si una moda. Sí percibo que cada vez hay más gente que quiere salir de un sistema que impone cosas y entonces se vuelcan al reciclado, a los pequeños comercios que les ofrecen un servicio diferente. Transformarse en clientes, ser valiosas para el comercio. Por eso también vendemos en línea. Porque la gente puede ver tus calificaciones y confía en comprar algo por Internet” explica Jazmín Rodríguez de Bimba en Galería Las Victorias (Libertad 958).

La noción del vintage resulta un disparador creativo para las maisons (que vuelven sobre sus archivos para realizar acciones de comunicación y para la renovación de temporada), para los diseñadores más jóvenes que las citan con data contemporánea y configura un mercado para quienes deciden vestirse con prendas antiguas adaptándolas a sus rutinas actuales. Además es un gesto de estilo y un hábito de consumo. Se trata de hacerse el tiempo para transitar un modo alternativo y una disciplina para evitar las novedades en favor de compras meditadas.

Para seguir en Instagram

BoyCapel | @boycapelvintage

La Percalina | @lapercalina

Bimba @bimba_vintage

Almacén de Lulú | @elalmacendelulu

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas