Lifestyle

Diseño y gastronomía se fusionan en el local de moda de Barcelona

por Raquel Oliva
03.02.2018
Hay lugares con alma que te atrapan para siempre desde que pones un pie en ellos por primera vez.

Hay lugares con alma que te atrapan para siempre desde que pones un pie en ellos por primera vez. Lugares con encanto, con personalidad, cuya atmósfera hace que no quieras marcharte. Uno de ellos es el Concept Store Café de Jaime Beriestain, un place to be en Barcelona que une la experiencia de compra con la gastronomía, donde, como no podía ser de otra manera, el diseño es protagonista.

Es, sin duda, uno de mis sitios favoritos en Barcelona ya que en un solo espacio se concentran algunas de las cosas que más me apasionan: arte, diseño, música, interiorismo, gastronomía... un universo de ambiente cálido y cosmopolita en el corazón del Barrio del Eixample que lleva la impronta personal de su creador, el reconocido diseñador Jaime Beriestain.

Es algo así como estar en la casa del genial interiorista, un ambiente que desborda buen gusto en el que Jaime nos recibe con un rico menú, en una mesa en la que no falta ningún detalle, rodeados de sus objetos de decoración preferidos y de flores maravillosas. Y es que en este multiespacio de más de 500 m2 puedes tomar un café, disfrutar de una deliciosa comida o de un rico cóctel en un entorno sofisticado y cuidado, escuchando la mejor selección musical que se adapta a cada momento del día. Y todo ello rodeados del mejor diseño firmado por uno de los diseñadores más reputados.

No es de extrañar que con estas características, el local se haya consolidado como un auténtico meeting point de Barcelona.

Los mejores objetos de diseño

Beriestain se define a sí mismo como una persona de gustos eclécticos, dinámica y tremendamente curiosa, de ahí que en su Concept Store convivan muebles y objetos vintage con otros más contemporáneos, creando una armonía y estética indiscutibles. Algo que me encanta particularmente es la exquisita mezcla de piezas actuales y atemporales con otras que este incansable viajero encuentra en sus visitas a mercadillos de todo el mundo y que restaura con su inconfundible sello personal.

Vajillas, alfombras, velas, cojines, papelería o muebles de bambú son otros de los elementos creados y diseñados por Beriestain, en los que se aprecia su tremenda sensibilidad por la belleza y su herencia artesana.

Además, las flores naturales han ido cobrando cada vez más protagonismo en este ecléctico espacio que también cuenta con su propia floristería; y es que Jaime se siente tremendamente seducido por el carácter efímero y sofisticado de las flores, una pasión por la naturaleza que procede de su Chile natal.

Puedo dar fe de su buena mano en este sentido, ya que confié en él para uno de los eventos más importantes que uno puede organizar: mi boda. Tanto mi ramo de novia como la decoración del espacio en el que se celebró el matrimonio el pasado mes de junio tuvieron el inconfundible sello de Jaime, cuyo buen gusto se refleja en cada uno de sus trabajos.

Por eso este ambicioso proyecto en forma de universo sensitivo único es, como no podía ser de otra manera, un éxito que se suma a su ya larga trayectoria de triunfos profesionales. ¿Qué será lo próximo, amigo?

Raquel Oliva, vicepresidenta de Oliva Iluminación

@raquelolivamarc

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas