Celebrities

Lil Miquela, influencer antes que persona

por ángela Zapiain
06.03.2018
Miquela Sousa, más conocida como @lilmiquela, en Instagram, es una modelo y cantante brasileña de 19 años.
Miquela Sousa, más conocida como @lilmiquela, en Instagram, es una modelo y cantante brasileña de 19 años. Solo hay una cosa que diferencia a Miquela del resto: no es real, o al menos, no es lo que solemos considerar como real. La artista nos cuenta su vida a través de Instagram con un sinfín de tomas de su vestuario diario. Prendas de firmas como Chanel, Proenza Schouler, Supreme o Vetements, son sus aliados. Miquela comparte fotos asistiendo a eventos con compañeros influyentes y amigos famosos, junto con memes y citas inspiradoras. Incluso usa su plataforma para apoyar causas sociales y los derechos de las personas transgénero. Sus seguidores de Instagram, que actualmente suman más de 535.000, reciben el apodo de miquelitas. Su single debut Not Mine alcanzó el número ocho en Spotify en agosto de 2017. Sin embargo, la influencer no es real y la razón por la cual no es real, es porque le gustaría ser descrita como una artista que destaca en su oficio en lugar de centrarse en sus cualidades superficiales. Miquela es generada por un ordenador y se niega a revelar quién está realmente detrás de su personalidad meticulosamente elaborada, aunque claramente artificial. Real o no, las celebridades virtuales han existido durante años, emergiendo por primera vez a finales de los 90 cuando el músico Damon Albarn y el artista Jamie Hewlett fundaron la banda virtual Gorillaz, cuya identidad visual consistía en cuatro personajes animados, que alcanzaron la aclamación de la crítica y ganaron un premio Grammy en 2006. Más de una década después, Marc Jacobs de Louis Vuitton diseñó el vestuario para el avatar virtual Hatsune Miku, una cantante japonesa de dieciséis años que ha colaborado con Lady Gaga y Pharrell Williams. Además, Riccardo Tisci, durante su paso por Givenchy, también diseñó un vestido exclusivo de alta costura para Miku. Hace dos años, Louis Vuitton alistó al personaje ficticio de videojuego Lightning, un avatar de pelo rosa de la serie de videojuegos Final Fantasy, para su campaña publicitaria de Primavera/ Verano. Pero donde varios diseñadores de moda y casas de lujo han usado personajes digitales como un truco de mercadotecnia, el ascenso a la fama de Miquela ofrece a las marcas una oportunidad más amplia de asociarse con un avatar virtual. Lil Miquela nos lleva al siguiente planteamiento: ¿debería importar a las marcas y publicaciones si un influencer es generado por ordenador, si el avatar tiene la misma influencia que el de un influencer real?

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas