Aguas y brumas faciales: 7 razones para ir más allá de la termal - L'Officiel España
Belleza

Aguas y brumas faciales: 7 razones para ir más allá de la termal

El agua termal lleva monopolizando el reino de los espráis faciales mucho tiempo.
Reading time 2 minutes

El agua termal lleva monopolizando el reino de los espráis faciales mucho tiempo. Ahora no diremos que ha llegado a su fin, pero sí comparte trono con una serie de brumas con ingredientes naturales que son capaces de hacerle sombra.

Hasta hoy hemos vivido con dos mitos beauty que ahora mismo estamos dispuestas a tirar por tierra. El primero es que el rostro se hidrata con crema hidratante en dos momentos del día: mañana y noche. Y el segundo es que el único agua con propiedades en la que invertir es el agua termal y/o el micelar.

Pues no, rotundamente no. Aguas hay muchas, muchísimas: de lavanda, de rosas, de uva, de té, de extractos marinos, de loto, de algas… Están repletas de nutrientes, aportan frescor a la piel al instante y se pueden aplicar en cualquier momento, lo que destierra el primer mito.

Pero ¿por qué deberías invertir en una de ellas? Tenemos siete razones para convencerte y 5 productos para que elijas el tuyo. La principal es que, a diferencia de las termales, están hacen mucho más que calmar.

Son naturales. Si las eliges bien, la mayoría de ellas tiene ingredientes naturales (flores, frutas, plantas, extractos marinos…) que conservan sus nutrientes y pasan directamente a tu piel. Son nutritivas. Los antioxidantes y minerales de las frutas y las flores nutren y devuelven la luminosidad al rostro. Algunas incluso contienen cafeína que devuelve la vitalidad a la piel. Son hidratantes. Contienen factores hidratantes y nutritivos que actúan al instante refrescando y descongestionando la piel. Se absorben rápidamente. Así que se pueden usar en cualquier momento, no dejan ninguna película ni resulta molesto. Son calmantes. Los cambios de temperatura afectan a la piel, de pronto, a lo largo del día, la notas sensible, tirante e incluso con escozor. Estas aguas calman inmediatamente y son aptas incluso para pieles sensibles. Revitalizan el maquillaje. Se pueden aplicar encima de él y consiguen traspasarlo hasta la piel fijarlo y devolverle la luminosidad cuando el paso de las horas hace que se sienta pesado y opaco. Son aptas para todos los tipos de piel. Calman y respetan el rostro, incluso las pieles más sensibles.    

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas